BIENVENIDOS AMIGOS PUES OTRA VENEZUELA ES POSIBLE. LUCHEMOS POR LA DEMOCRACIA LIBERAL

LA LIBERTAD, SANCHO, ES UNO DE LOS MÁS PRECIOSOS DONES QUE A LOS HOMBRES DIERON LOS CIELOS; CON ELLA NO PUEDEN IGUALARSE LOS TESOROS QUE ENCIERRAN LA TIERRA Y EL MAR: POR LA LIBERTAD, ASÍ COMO POR LA HONRA, SE PUEDE Y DEBE AVENTURAR LA VIDA. (MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA) ¡VENEZUELA SOMOS TODOS! NO DEFENDEMOS POSICIONES PARTIDISTAS. ESTAMOS CON LA AUTENTICA UNIDAD DE LA ALTERNATIVA DEMOCRATICA

jueves, 10 de septiembre de 2015

LUIS MANUEL AGUANA, CONDENADOS AL FUTURO

Los venezolanos debemos entender que estamos ante un fuerte predicamento, aunque eso no sea del todo percibido por la juventud: no podemos regresar al pasado, esto es al sistema político prevaleciente hasta 1999, pero tampoco podemos quedarnos en el presente sistema socialista-comunista del Siglo XXI. Y tal vez esa sea la razón principal por la cual ha sido muy difícil empujar una solución nueva porque los jóvenes no tienen precisamente claro que es lo nuevo, o percibir lo que significa un verdadero cambio de sistema.

El tiempo es una variable que pasa desapercibida. Cuando Einstein introdujo la variable tiempo en la mecánica del movimiento de los cuerpos celestes, hizo obsoleta la teoría de Newton que regía hasta ese entonces, creando una nueva teoría, la Relatividad. Pareciera que sucede lo mismo en política.

Han pasado más de 15 años de régimen chavista-madurista, que relativos a personas que tienen 30 años, corresponden a la mitad de su vida y que en 1998 eran solo unos adolescentes. Y ni hablar de aquellas que tienen ahora 18, que comenzarán pronto a votar y que eran solo unos bebes en ese entonces. Todos ellos tomarán decisiones sin tener una idea de donde vino este desastre.

Esa inmensa cantidad de personas sin capacidad de discernimiento político en 1998 -simplemente porque eran niños en esa época- NO PUEDEN PERCIBIR que es nuevo o viejo en todo este entramado fatal que sufre el país. Cualquier cosa que le diga una oposición interesada lo aceptarán porque nunca han sabido de otra cosa que no sea el socialismo-comunismo del chavismo-madurismo.

En consecuencia esas mentes jóvenes son un papel en blanco para aquellos quienes desde la llamada “oposición” fueron los reales artífices del comienzo de esta tragedia comunista. De ese tamaño puede llegar a ser el nivel de manipulación de aquella clase política que fue desplazada por Chávez con tal de regresar a disfrutar del poder.

No voy a dedicar mucho espacio en un tema de historia política contemporánea pero es muy importante que los jóvenes entiendan que el sistema de partidos colapsó en 1998, no solo por las malas ejecutorias y corrupción del sistema fundado en 1959, después de la última dictadura, sino porque era inviable.

No se podía seguir entregando a NINGUN gobernante la administración de la riqueza de todos-que no era otra, y sigue siendo, la renta petrolera- sin esperar que se la metiera en el bolsillo. Eso era lo que habían hecho todos los gobiernos desde la primera subida de los precios del petróleo a principio de los 70s, aunque podamos convenir que esta es una necesaria  sobre simplificación del problema con motivos didácticos.

A pesar de las innumerables advertencias de la sociedad civil de ese tiempo de construir un sistema político y económico que fuera capaz de auto sustentarse, pero usando la renta petrolera como sostén inicial (la famosa frase atribuida a Arturo Uslar Pietri “la siembra del petróleo”), los gobernantes de turno prefirieron disfrutar del Kino que significaba ganarse las elecciones cada 5 años, sin cambiar un ápice la forma de administrar el poder.

Chávez fue el producto natural de ese descalabro. Las instituciones creadas a partir de la Constitución de 1961 se sostuvieron en tanto y en cuanto hubo dinero para eso. El sistema tocó fondo en 1998 con un golpista diciéndole a un país hastiado que él era la solución. Y no fue. Una vez más el pueblo de Venezuela confió y fue de nuevo engañado.

Pero la clase política derrotada, la mal llamada 4ta Republica por el dictador, se desapareció esperando mejores tiempos para volver. Sus principales y más importantes exponentes ahora son quienes tienen a su cargo la franquicia de la oposición oficial. Aquellos que le enseñaron al chavismo -que nunca había sido gobierno-, como  manipular jueces, como movilizar dólares de un sistema de control de cambios, como usar el poder para enriquecerse.

Esa gente no llego "sabida" al gobierno. Tuvo socios y cómplices, y el desastre que vemos ahora no es más que la combinación macabra de ambas tecnologías de la corrupción, elevado a niveles inimaginables. Si pudiera meter a la juventud en una máquina del tiempo y llevarla a un paseo por los últimos 10 años antes de 1998, se darían cuenta inmediata de a quienes me estoy refiriendo, ubicando en catadura y moralidad quienes ahora dicen que nos llevarán a una “democracia” con “cambio de sistema”.

Entonces, la vaina no es tan simple, como decir "saquemos a los comunistas" y se acabo el problema. Aquellas personas que si vivimos eso tenemos la responsabilidad y la obligación moral de aclararles a los jóvenes que cambiar el sistema NO ES CAMBIAR SOLAMENTE A LOS COMUNISTAS. Que eso que dicen de "cambiar el modelo" no puede ser solo referido a cambiar comunistas por capitalistas. Eso es demasiado simplón y maniqueo. ¡Y peligrosísimo!

El cambio requerido tiene unas dimensiones mucho más profundas que el signo ideológico de lo que venga y que no pasan precisamente por volver a traer las sanguijuelas que fueron responsables de que el fenómeno Chávez apareciera en la escena política venezolana un aciago 4 de febrero de 1992.

Entonces el famoso "cambio de modelo" debe interpretarse  de otra manera. Por ejemplo, un próximo Presidente no puede tener el poder que ahora tiene el actual, que es capaz de provocar una razzia fascista en la frontera con Colombia. El Presidente no puede ser constitucionalmente el único a cargo de la economía porque una sola persona es capaz de llevarnos a un barranco. El Presidente no puede ser el único responsable de nuestra política exterior y de fronteras, porque entonces nos encontramos que un ignorante incapaz entrega nuestro territorio. Estas y un sinfín de reformas estructurales más necesita ANTES nuestro sistema de gobierno para que podamos recuperar al país, no un simple “Maduro vete ya”.

Los venezolanos deberemos discutir a fondo el sistema que hemos tenido antes y después de 1998 y que nos ha llevado hasta el peor abismo de nuestra historia política, económica y social desde nuestra fundación como nación. Y la única forma establecida en la Constitución para esa discusión es convocar al Constituyente y definir un nuevo sistema y un verdadero nuevo modelo que evite que otro grupo de delincuentes, independiente de su signo ideológico, le arruine de nuevo el futuro a otra generación.

Podemos evitarlo, y eso pasa por una reconstrucción institucional del país. Lo hemos propuesto y lo seguiremos proponiendo a los venezolanos desde el Proyecto País Venezuela Reconciliada 

(http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/). 

Solo de esa forma, no regresaremos a lo que hubo en el pasado, ni nos quedaremos en el presente. Estaremos condenados al futuro.

Luis Manuel Aguana
luismanuel.aguana@gmail.com
@laguana

EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, SIN COMUNISMO UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE, ESTO NO PUEDE CONTINUAR, TERCERA VIA, DESCENTRALIZAR, DESPOLARIZAR, RECONCILIAR, DEMOCRACIA PARLAMENTARIA, LIBERTARIO ACTUALIDAD NACIONAL, VENEZUELA, NOTICIAS, ENCUESTAS, ACTUALIDAD INTERNACIONAL,

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Comentario: Firmar con su correo electrónico debajo del texto de su comentario para mantener contacto con usted. Los anónimos no serán aceptados. Serán borrados los comentarios que escondan publicidad spam. Los comentarios que no firmen autoría serán borrados.