BIENVENIDOS AMIGOS PUES OTRA VENEZUELA ES POSIBLE. LUCHEMOS POR LA DEMOCRACIA LIBERAL

LA LIBERTAD, SANCHO, ES UNO DE LOS MÁS PRECIOSOS DONES QUE A LOS HOMBRES DIERON LOS CIELOS; CON ELLA NO PUEDEN IGUALARSE LOS TESOROS QUE ENCIERRAN LA TIERRA Y EL MAR: POR LA LIBERTAD, ASÍ COMO POR LA HONRA, SE PUEDE Y DEBE AVENTURAR LA VIDA. (MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA) ¡VENEZUELA SOMOS TODOS! NO DEFENDEMOS POSICIONES PARTIDISTAS. ESTAMOS CON LA AUTENTICA UNIDAD DE LA ALTERNATIVA DEMOCRATICA

martes, 5 de agosto de 2014

LUIS MANUEL AGUANA, CONSTITUYENTE INEVITABLE


Audio en http://picosong.com/cXjR

Así como la muerte y los impuestos (remember Joe Black?), la Constituyente ya es inevitable. Luego de leer el espectáculo de “la encerrona” (ver La encerrona, un jardín de espinas, por Alfredo Meza / Ewald Scharfenberg
http://www.armando.info/sitio/index.php?id=17&tx_ttnews[tt_news]=91&cHash=93d0faea861e8d3ae5088c420d76a155) no me queda absolutamente ninguna duda que esa será la salida que tendrá el país.

Y si a esto le agregamos las declaraciones de mi estimado amigo Alfredo Weil en el Foro de El Nacional del domingo pasado (Alfredo Weil “Hay que hacer una mesa democrática de unidad nacional http://www.el-nacional.com/politica/Alfredo-Weil-democratica-unidad-nacional_0_457154406.html), si alguien tenía alguna duda, que las entierre.


Por un lado, en esa “encerrona” los partidos demostraron sin asomo de dudas que el interés no es sacar a Venezuela del hueco donde se encuentra sino buscar los culpables de quien deshizo una “unidad” que nunca ha existido, no solo porque cada uno se ha ocupado de jalar desde siempre la brasa para su sardina, sino porque ninguno de ellos jamás cederá en sus posiciones porque si lo hacen soltarán en ese mismo momento lo que ellos llaman “posiciones de poder”. Al leer el estupendo trabajo de Meza y Scharfenberg me acorde del chiste de los borrachitos peleando por una botella vacía.

La posición prepotente del otrora candidato de la Unidad de no asistir al Congreso que convoca Maria Corina Machado con un terminante: “Que hagan esa vaina, pero nosotros, Primero Justicia, no vamos a ir” da cuenta de que creen que Venezuela les pertenece. No se acuerda Henrique que precisamente por eso los venezolanos votaron por Chávez en 1998. La prepotencia de los adecos y copeyanos de creerse los dueños del país hizo que se perdiera la democracia. Pues ahora lo hace Primero Justicia, como antes lo hicieron los adecos y copeyanos. Entonces, ¿qué cambió?

La referencia que hace María Corina de jamás haberse “reunido con militares para planificar golpes de Estado”, “ni en 1992”, “ni en el 2014”, mirando a Molina y a Borges respectivamente, fue solo la guinda acerca de lo que piensa esa gente de cómo debería accederse a la transición. Y mientras tanto que siga la pachanga electorera que todos sabemos cómo terminará.

Pero lo concluyente lo declara Alfredo Weil al indicar que la elección del 2015 “es  inviable no por culpa de la oposición, sino porque el CNE está secuestrado, está diseñado para violar el artículo 63 de la Constitución, que dice que el sufragio se hará a través de elecciones libres, universales y secretas; que garantiza la personalización del sufragio, pero aquí votamos la mitad por lista, y garantiza la representación proporcional, que aquí no tenemos. Sacamos 52% de los votos en 2010 y tenemos menos diputados. La oposición puede sacar 60% y perder la Asamblea.”

Entonces, aquí a todos nos comió el tigre. ¿Qué hacemos con votar el 2015 por unos diputados si “La oposición puede sacar 60% y perder la Asamblea”? ¿Qué loquera es esa de votar entonces en esas condiciones? Tendría razón Alfredo Weil al decir que “una constituyente no es viable” entre otras cosas porque implica una elección constituyente, y porque “el oficialismo posee control absoluto de instituciones como el CNE y el TSJ, y los pocos espacios que cederá solo servirán para brindarle un velo de legitimidad”; pero también dice que son inviables las elecciones parlamentarias del 2015. En otras palabras, que no es viable la vía electoral construida sobre la base de los actuales Poderes Constituidos, ni para hacer una Constituyente ni para elegir a nadie en este actual estado de contaminación del CNE.

Entonces, así las cosas, solo quedan dos salidas: la que insinúa Alfredo con la intervención de la FANB, con una presión en la calle “…Esto tiene que tener una presión de calle. La FANB debería defender la soberanía territorial y la Constitución.”, o que esa misma presión de calle obligue a los Poderes Constituidos a respetar la supremacía del Poder Constituyente como lo establece el Artículo 347 para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente en los términos que ese Poder establezca, con las consabidas consecuencias que eso tiene. Y creo que esto último es lo que está en manos de nosotros, los ciudadanos, no la solución militar.

Podría discutir horas como ya lo he hecho con mis amigos que creen que esa salida es la más conveniente, pero a mi juicio muy poco probable. ¿Y por qué? No solo por el estado de destrucción masivo al que ha sido sometida esa institución, sino porque está sujeta a los imponderables que una situación como esa acarrea para los involucrados, que hace que ésta tenga una mínima probabilidad de ocurrir debido al control férreo de la FANB por parte de una fuerza extranjera y su fuerte ideologización actual, que al final las hace marionetas a favor del régimen. ¿Qué puede ocurrir un pronunciamiento de las FANB? Claro que puede ocurrir, pero ¿ocurrirá porque el país se deshaga frente a todos nosotros como una galleta mojada o porque maten estudiantes en las calles? Ya hubiera ocurrido entonces.

No creo que los militares intervengan porque nos vayamos a las calles para que se cambie el sistema electoral para unas elecciones parlamentarias, pero me pregunto cual sería su posición si vamos a las calles para exigir cambiar al sistema electoral por uno transparente y auténtico para la elección de unos diputados Constituyentes para  “…transformar al Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva constitución” en acatamiento al artículo 347 constitucional. Sería interesante ponerlos en ese brete.

En cualquiera de los dos casos, se requerirá el poder de la gente en la calle para presionar por una salida civil, no militar. Lo que me lleva a la inevitabilidad del planteamiento Constituyente. Los partidos han jugado, equivocados o no, la carta para que los militares intervengan y éstos no lo han hecho por una u otra razón. O bien porque los han descubierto, o bien porque siguen esperando por un momento propicio que jamás llega, o simplemente porque no pueden. Y mientras tanto ¿qué? ¿Esperar por una mayor destrucción del país? Creo que ya esto no espera ni aguanta más.

Los ciudadanos, la sociedad civil en su conjunto, debemos y tenemos la obligación de intervenir a pesar de los partidos políticos y a pesar de la espera por quienes creen en ese transporte militar; y la “encerrona” no fue más que la demostración de eso. Nadie aquí está jugando a la “anti política”. El planteamiento del Congreso Ciudadano de María Corina Machado es incluyente a pesar de que Capriles y Primero Justicia no asistan porque no les da la gana. Aun cuando estuve y estoy en desacuerdo con la renuncia de Maduro expuesto en el Manifiesto “Si hay salida a la crisis” del 15 de junio de 2014 (ver http://www.ventevenezuela.org/manifiesto-si-hay-una-salida-a-la-crisis/) lo firmé porque convoca a todos ciudadanos de todos los sectores sociales sin distingo de organización a discutir como salimos de esta tragedia. Maria Corina puede plantear su renuncia de Maduro y que la fundamente. Nosotros planteamos la Constituyente para refundar al país desde la sociedad civil y lo fundamentamos.

Desde el Movimiento Constituyente que propone el Proyecto País Venezuela Reconciliada Vía Constituyente (ver http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/) tenemos un planteamiento que hacer en ese Congreso y porque creemos firmemente que la salida es constitucional con los militares subordinados al poder civil, no al revés. Si los ciudadanos, incluyendo los partidos, nos alineamos en un solo objetivo, no habrá CNE ni TSJ que valga. Esa es mi diferencia sustancial en relación a aquellos que todavía creen que es el conserje el que le pone las reglas a los propietarios.

Es por eso que para mí el tema de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente es “clavo pasao” porque ella es inevitable. Tarde o temprano el país caerá en ello. Lo que debemos discutir ahora son los términos de esa convocatoria y quienes deberían representar los intereses de los ciudadanos en esa ANC de acuerdo a la propuesta de país que cada sector tenga. Nosotros tenemos una-creo que la única-, y la estamos haciendo del conocimiento de Venezuela. Y quien se quiera sumar bienvenido sea…

Luis Manuel Aguana
Email: luismanuel.aguana@gmail.com
Twitter:@laguana

EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, ACTUALIDAD, VENEZUELA, ACTUALIDAD INTERNACIONAL, OPINIÓN, DEMOCRACIA, LIBERAL, LIBERALISMO, REPUBLICANISMO, LIBERTARIO, POLÍTICA,ELECCIONES,UNIDAD, ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA,CONTENIDO NOTICIOSO,

PEDRO LUIS ECHEVERRIA, MUD: ¿TIMONEL DE ESPERANZAS?

Desde hace bastante tiempo, la disidencia del país ha venido exigiendo a la dirigencia política, entre otros aspectos, un proceso de renovación de la visión opositora, de la estrategia y tácticas a seguir para confrontar al gobierno, mayor inclusión y participación de organizaciones civiles en la definición y toma de decisiones, remozamiento del liderazgo, mejor capacidad de respuesta ante la dinámica política del país, claridad en los objetivos y certeras orientaciones sobre las formas de lucha que hay que asumir.
La muy lamentable y voluntaria separación de la Secretaria Ejecutiva de la Mesa de la Unidad de Ramón Guillermo Aveledo, crea la posibilidad de abrir un debate al interior de la oposición sobre los aspectos arriba citados y muchos otros que contribuyan a fortalecer el sentimiento unitario y a estructurar sólidas y oportunas líneas de acción frente a las circunstancias que impone la errática conducción del país por parte del régimen. En tal sentido, discutir sobre la reestructuración de la MUD, debe convertirse en el primer objetivo a considerar en esta etapa de reflexión y análisis sobre el devenir político opositor. 

Al respecto, algunos pasos se han venido dando, el llamado al retorno y  participación activa a las fuerzas políticas y sociales que hacen vida en la MUD, la puesta en escena del denominado informe Hospedales, la apertura del debate sobre nombres de candidatos a relevar la ausencia de RAG, son prueba de ello.
No obstante, no es suficiente. La operatividad y eficiencia de la estructura organizativa, cualesquiera que sea la que adopte la Unidad, siempre será el reflejo de lo que sus integrantes quieran que sea. El grupo de partidos y organizaciones políticas que conforman y conformarán la unidad opositora saben que su rol fundamental no es solamente sentarse alrededor de una mesa a discutir posiciones. Su principal razón de ser y de actuar es la de encontrarse directamente con la gente, oír de sus necesidades, conocer sus frustraciones, expectativas y esperanzas frente a los problemas mayores que a diario confrontan, para poder articular movimientos populares genuinos, cuya legitimidad sea dada por la integración dirigencia- sentimiento popular y , en consecuencia, hacerse merecedores de la representatividad que  confiere la cabal interpretación del sentir ciudadano, para conducir y liderar honesta y legítimamente la oposición al régimen.
Las acciones de calle que realizan, a diario y en todo el territorio nacional, las víctimas de las inconsistencias gubernamentales, carecen de un hilo conductor que las libere del anonimato y la fragmentación individual. Necesitan de una visión que las haga expresión de la acción colectiva contra un sistema corrupto que no ha resuelto los grandes problemas nacionales y que debe ser cambiado. Allí, a mi juicio, está el papel fundamental que han de jugar la MUD y quiénes la integran en favor del hombre de a pie; es así como la MUD puede hacer carne en la percepción de la gente en un momento clave de inevitable transformación política, y  convertirse en fuerza creadora de nuevos tiempos y opciones de poder real.
Hay nuevas guerras que librar que, en realidad, son las viejas guerras en donde no hemos logrado el éxito esperado y deseado, porque combatimos en condiciones desiguales de organización, entorno e inadecuada comprensión de lo que debíamos hacer. El compromiso renovado para la MUD y sus integrantes pasa por constituirse en el instrumento organizativo y de dirección colectiva, indispensable como movilizador político con identidad ciudadana.
 En este contexto de crecientes desequilibrios, ocultados por el discurso superficial y engañoso del régimen continúan apareciendo conflictos cada vez más complejos  que comprometen la posibilidad de crear un estado democrático, laico, secular, constitucional y multipartidista y  que además crea  perversamente  un país sin oportunidades económicas y expansión de la educación científica-tecnológica en una sociedad abierta de cara al futuro. Entonces si la oposición no hace la introspección de lo que ha hecho y cómo lo ha hecho y no adopta los correctivos necesarios, difícilmente podrá convertirse en el eje creíble de cambio que le ponga fin a la pesadilla nacional. ¿Hacia allá iremos?
Pedro Luis Echeverria
pedroluis.echeverria33@gmail.com
@PLEcheverria

EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, ACTUALIDAD, VENEZUELA, ACTUALIDAD INTERNACIONAL, OPINIÓN, DEMOCRACIA, LIBERAL, LIBERALISMO, REPUBLICANISMO, LIBERTARIO, POLÍTICA,ELECCIONES,UNIDAD, ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA,CONTENIDO NOTICIOSO,

PACIANO JOSÉ PADRÓN VALLADARES, HAY VIDA, NO HAY VIDA

     
Hay vida prometedora para la alternativa democrática, vista en la perspectiva de los días próximos a venir; no hay vida larga para la corrupción y la podredumbre del diosdadomadurismo, que ya está agotado y genera rechazos no solo en el campo opositor, sino en las bases del chavismo decepcionado por un comunismo impregnado de perversidades contra el patrimonio público, lo que ha creado una boliburguesía multimilmillonaria y una burocracia que se enriquece groseramente, al mismo ritmo en que empobrecen al país.  Vida para el cambio, fin para lo agotado y podrido.

         Son numerosos los venezolanos preocupados por los conflictos en la Mesa de la Unidad, que ya son hecho público. Por supuesto que hay razones para la preocupación, cuando deberíamos estar ocupándonos de atender la Venezuela preterida por quienes debiendo gobernar  no hacen otra cosa que robar, robar esperanzas y calidad de vida, robar bienes públicos.

         A mí no me agradan estos conflictos y la pérdida momentánea de la brújula, pero entiendo que es algo políticamente inevitable y pasajero, de lo que ha de salir una alternativa fortalecida. Es una crisis coyuntural y, en consecuencia, una oportunidad para crecer. La fuerza de la alternativa democrática tiene claridad del objetivo medido en dos tiempos: primero, salir del desgobierno ineficiente y corrupto, violador de derechos humanos y sepultador de instituciones constitucionales; segundo, marchar juntos como alternativa democrática para la reconstrucción del país y siembra de esperanza.

         A Aveledo hay que reconocerle que su estatura de estadista y su ánimo conciliador le permitieron coordinar la Mesa como instrumento de unidad de las fuerzas del cambio. Recuérdese que antes de la MUD se estaba en un limbo hijo de los fracasos de la Coordinadora Democrática. La MUD permitió avanzar en unidad. Tal vez podría decirse que hasta la campaña de Capriles el balance fue en lo fundamental positivo; a raíz del fraudulento resultado electoral y de la reacción ante el mismo, comenzaron los problemas, algunos de acción y muchísimos de omisión. La Mesa ha dejado pasar uno y otro strike sin reaccionar, como si no hubiese sangre en las venas para levantar la voz de protesta y actuar como corresponde.

         La salida de Ramón Guillermo -mi amigo personal a quien reitero amistad desde estas líneas- debe abrir espacio y tiempo para el parto de una nueva coordinación y convergencia de fuerzas del cambio, manteniendo o no el nombre de Mesa de la Unidad que, en definitiva, no es lo más trascendente. Sé que con razón nos preocupa el tiempo, es recurso no renovable que en política vale oro. Muchos queremos que la transformación en la MUD se produzca hoy mismo, pero debemos entender que no debe ser producto de un aborto, sino de una acción consensuada. Tiempo al tiempo sin aflojar el paso.

         La nueva alianza -desde mi perspectiva y coincidiendo con muchas opiniones ya manifestadas públicamente- debe ir más allá de lo meramente electoral y encontrarse en la calle con la gente y en los barrios y aldeas con los más humildes de nuestros compatriotas. Debe darse una presencia activa en lo político, unido a luchas sociales y reivindicativas.

         De otro lado -y sobre esto también he escuchado numerosas opiniones- debe ampliarse la integración de la Mesa y sentar en ella a actores sociales para trascender lo  electoral y movilizarse con las comunidades. Debe escucharse la voz convenida de organismos políticos y sociales, la acción coordinada de los actores de ambos. Que no haya más silencios y omisiones, que no haya problemas sin respuestas y propuestas de alternativas, que nunca más calle la calle.

         Soy profundamente optimista frente al devenir de la unidad de las fuerzas del cambio, frente a la acción contundente y no lejana de la alternativa democrática. No queremos aborto, pero si un parto próximo, el nacimiento de una fuerza entusiasta para luchar a fondo contra la opresión, por la democracia y la libertad.

Paciano José Padrón
Twitter: @padronpaciano
E-Mail: pacianopadron@gmail.com

EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, ACTUALIDAD, VENEZUELA, ACTUALIDAD INTERNACIONAL, OPINIÓN, DEMOCRACIA, LIBERAL, LIBERALISMO, REPUBLICANISMO, LIBERTARIO, POLÍTICA,ELECCIONES,UNIDAD, ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA,CONTENIDO NOTICIOSO,

ORLANDO VIERA-BLANCO, OFREZCAMOS PERDÓN AL PUEBLO...


​"​Así como las grandes infraestructuras tienen cimientos restaurables, las sociedades también comportan  referentes fundacionales, para darle pala, pico y martillo a lo que toque reparar ​...Esas bases son el pueblo​​"​


Cuando hemos afirmado que Venezuela no es desmantelable, lo hacemos partiendo no sólo de un hecho de estructural, sino de orden cultural. Tanto hemos visto como se han ido deteriorando nuestras autopistas, edificios u ornamentos, como nuestra educación y urbanidad. 

Pero son estructuras tanto materiales como humanas, que preservan una huella indeleble de nuestra composición social, por lo que las bases para un esplendoroso renacer, siguen firmes.

El Hotel Humboldt-un faro descomunal al borde de la fila de la Silla de Caracas-como lo describía William Niño-Araque-con mirada al Caribe y al Valle de Caracas; Las Torres del CSB de Cipriano Domínguez; La Cota Mil,  La Ciudad Universitaria de Carlos Raúl Villanueva, alma mater en pleno centro de la capital; el edificio sede de El Universal o de la Electricidad de Caracas, de Tomas Sanabria (arquitecto venezolano egresado de Harvard, discípulo de Walter Gropius, fundador de la escuela de diseño Bauhaus), conforman la cara de la ciudad "que es un hecho político".  Esa inmensidad, acoplamientos y fachadas, no son más que expresión del clima, topografía y tradición de nuestra gente. Elementos que han arrojado una arquitectura de lo clásico a lo moderno, como se aprecia del Silencio al BCV o contemplamos de la Cota Mil a la cima del Ávila, por un teleférico inspirado por el Francés Vladimir De Bertrand y encargado al Ing. Gustavo Larrazábal y Tomas Sanabria. Julio Bacalao Lara fuel el Ministro de Obras Publicas responsable de esta majestuosa obra de Pérez Jiménez, lo que condujo al citado emporio edilicio, el Hotel Humboldt. Hombres visionarios, audaces, talentosos-lugareños y extranjeros- que unidos a una geografía insuperable, un clima sin igual y a una gestión pública tenaz y disciplinada, han construido el perfil urbano de Caracas y con ello el espíritu, carácter y personalidad de un colectivo que no será diluido por la poquedad política. Porque la ciudad como "hecho político" no existe sin el poder de sus ciudadanos, pero tampoco puede ser desmantelada por lo oficial, cuando ese poder es inferior a la magnificencia de su urbe.

Momentos de deterioro, vacíos o retrocesos sociales, siempre han existido. Pero lo importante es tener la reserva ciudadana, humana e histórica, para levantarse  y sacudirse. En los últimos tres lustros hemos puesto al descubierto lo peor de nosotros. Tanto se ha puesto sobre la mesa el autoritarismo, cómo nuestros más profundos egoísmos y lasitudes, factor facilitador de un discurso pendenciero sobre una población que sin ser resentida  (por no tener consciencia de ello), fue embriagada de venganza y odio. Una sociedad abandonada y olvidada por el peso de la indiferencia, caldo de cultivo para la división, la lucha de clases y la violencia.  Ese fue la dinamita que reventó, y es esa la mecha que no supimos apagar. No niego que hemos llegado a un punto pasmoso de corrupción y desparpajo institucional. Pero a la par de reprocharlo tenemos que identificar con sinceridad y sensatez, nuestras propias deficiencias, portadoras de sensibles carencias afectivas y grupales. Así como la grandeza de nuestras estructuras son recuperables gracias a sus sólidas bases, la gloria de nuestra impronta libertaria también es redimible y reivindicable. Ahí van nuestros jóvenes, hijos de un matriarcado que todo lo provee (amor, sostén, ejemplo, perdón). Ahí está nuestro talento, nuestro prosapia aspiracional y nuestra sangre criolla matizada de multiculturalidad, de nobles inmigrantes y de un  potente mestizaje, que como "ese descomunal faro al pie del mar y del valle de Caracas" no será derribado por vientos de rutas muy cortas.     

Nos hemos dejado llevar por "el resuélvemelo tu u​". Y bajo la muletilla "no lo supi​​stéis resolver" hemos diezmados nuestros ímpetus y la certeza de nuestras reservas morales y ciudadanas. No hemos sabido querernos. Toda representación elocuente de lo que hoy consume a la nación, la hemos delegado a la MUD-sic-cuando es al pueblo a quien hay que ganarse. Así como las grandes infraestructuras tienen cimientos restaurables, las sociedades también comportan  referentes fundacionales, para darle pala, pico y martillo a lo que toque reparar. Esas bases son el pueblo. Es lo que llama Nietzsche en su genealogía de la moral, la transvaloración de los valores. Lo "bueno" sea popular o fervoroso, pronto será visto como malo o retardatario. Poco importan las sanciones del norte. Las  más contundentes son las de los que más sufren, por lo que serán ellos quienes pedirán más cuenta. La paz, la prosperidad y la convivencia son posibles, cómo la refundación del Humboldt... La Venezuela potente, joven y laboriosa volverá, pero si ofrecemos disculpas al pueblo a quien no hemos aprendido a querer ni valorar.

Escribiendo estas líneas me entero de la partida de mi querida amiga Isa Dobles.  Una Venezolana de pura cepa, indoblegable, libre y rebelde. "Si me tengo que ir, volveré Orlando, porque mi país no se puede quedar así...Ya sabes que soy sedienta de lealtad".  Y aquí sigues Isa, presente. QEPD

Orlando Viera-Blanco
vierablanco@gmail.com       
@ovierablanco

EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, ACTUALIDAD, VENEZUELA, ACTUALIDAD INTERNACIONAL, OPINIÓN, DEMOCRACIA, LIBERAL, LIBERALISMO, REPUBLICANISMO, LIBERTARIO, POLÍTICA,ELECCIONES,UNIDAD, ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA,CONTENIDO NOTICIOSO,

RONNY PADRÓN, ESTAMOS EN DICTADURA SOCIALISTA


Mensaje de Perogrullo, que el grueso de la dirigencia demócrata nacional parece no querer aceptar, visto su discurso y su actual accionar. Entre las razones para tal absurdo evocamos a un par: cobardía y corrupción moral. 
La primera, típica del habituado al devenir de la otrora etapa democrática, que en tiempo dictatorial no piensa más que en retroceder, huir o bien claudicar ante la junta cívico–militar-socialista en gobierno. Sobre la segunda de estas razones, la corrupción, va de la mano de la anterior; su arquetipo está representado en la vieja guardia demócrata que sin excepciones válidas a destacar, fueron grandes corresponsables del presente horror, ello en razón de sus grandes taras, que sin embargo pretenden protagonismo en medio de la hecatombe.
Ante ellos, es muy fácil deslindar al nuevo liderazgo patriota. Venezolanos como Leopoldo López, actual prisionero político de la tiranía socialista, pagando por la valentía de encabezar protestas públicas, pacíficas y no armadas dirigidas sí, a restablecer la constitucionalidad democrática, perdida desde aquel 11 de abril de 2002; María Corina Machado, dama notable en sus conceptos, heroica en su trajinar, enemigos jurados ambos del socialismo esclavista, solo por representar al sector más avanzado del nuevo liderazgo demócrata nacional, que junto al siempre irreverente movimiento estudiantil mantienen en jaque a la junta cívico-militar en gobierno.
Así entonces nos corresponde a nosotros los venezolanos de a pie, aterrados como estamos frente al socialismo en gobierno, que siempre amenaza matarnos de hambre, enfermedad o a manos del hampa, profundizar el referido deslinde. Porque resulta incuestionable la influencia que en politica puede llegar a tener un pueblo cuando se decide a cambiar, y eso inicia con execrar de la política al colaboracionismo y a la traición.
Ahora mismo, cuando el propio movimiento demócrata organizado da muestras de una voluntad por cambiar a lo interno, es necesario que cada patriota venezolano haga manifiesto desde su particular trinchera de lucha, la más férrea convicción en favor de un nuevo liderazgo al frente de la liberación nacional. Un liderazgo que para comenzar emplee un lenguaje cónsono con las circunstancias políticas del presente, en nada parecidas a las vigentes en cualquier democracia, más bien similares en todo caso a las ya existentes en Cuba, la isla-cárcel.
Formalizada como está la tiranía socialista devenida en junta cívico-militar, integrada por su vocero político Nicolás Maduro Moros, por el capitán del ejército Diosdado Cabello, en representación de la fuerza militar, y Rafael Ramírez, voz financiera del régimen a través de su PDVSA, es momento de formalizar también un frente de resistencia democrática por la libertad de Venezuela, capaz de asumir la lucha por la restauración constitucional, estimadas como fueren las condiciones de esta realidad, que si bien adversas (La casi totalidad de los medios de comunicación social al servicio del régimen, la asfixia económica, el reinado de la violencia promovida por el Estado) debidamente consideradas y mejor canalizadas pueden dar lugar a la restauración democrática, labor del todo imposible bajo el actual rumbo de la ¨oposición¨, marcado este por un colaboracionismo electoralista.
Apostamos por la unidad democrática, sí, pero unidad en torno a valores y principios éticos, donde la honradez y la valentía del dirigente político destaque por sobre la miseria moral de los cobardes y traidores. ¨El que se cansa pierde¨. Ora y labora.
Ronny Padron
caballeropercivall@gmail.com
@caballeroperci

EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, ACTUALIDAD, VENEZUELA, ACTUALIDAD INTERNACIONAL, OPINIÓN, DEMOCRACIA, LIBERAL, LIBERALISMO, REPUBLICANISMO, LIBERTARIO, POLÍTICA,ELECCIONES,UNIDAD, ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA,CONTENIDO NOTICIOSO,

GERMÁN CABRERA, LA REVOLUCIÓN COTIDIANA (2)

La clase media venezolana no existe para el fascismo de izquierda bananero. O mejor dicho sí existe, pero como su enemiga.

El obsoleto proyecto político, aún montado en el burro de la lucha de clases, sueña (sobre la deconstrucción del sistema democrático) con una sociedad ideal bi-clasista ferozmente piramidal.
En la cúspide la Dirección del Partido Único que a su vez es Gobierno y Estado, junto con la voraz Neo Burguesía Bolivariana que incluye no sólo a oportunistas corruptos y a los mencionados anteriormente que son la misma cosa, sino también a la nueva y poderosa Clase Militar engordada con sustanciosos cargos civiles.
Del minúsculo vértice superior para abajo el sueño revolucionario contempla la creación y sustentación teórico-práctica de una amplísima clase pobre, bombardeada permanentemente con la desinformación y tergiversaciones histórico-sociales del Gran Aparato de Propaganda, a cuya eficiente influencia se suma una enorme estructura estatal destinada a regalarle las migajas de las ganancias petroleras después que dichos fondos han pasado el tamiz de la corrupción.
El objetivo único de dicha organización social es mantener el poder del Gran Populismo a como dé lugar asegurándose los votos necesarios para tal fin en nombre de la justicia social y la igualdad.
La versión profusamente difundida por las izquierdas tradicionales, que teorizaba sobre el proyecto de la democracia liberal consistente en mantener  desheredados e incultos a los pobres para poder comprar sus votos se ha transformado en el objetivo existencial de la Revolución del Siglo XXI.
Y en ese gran proyecto, la clase media no tiene lugar. La razón principal: su relativa capacidad intelectual, que le permite hacer análisis pese a la omnipresencia del Gran Aparato Estatal, la transforma abrumadoramente en oposicionista al proyecto caótico. 
De manera que La Revolución Orwelliana decide no sólo ignorarla sino, en lo posible, hacerle la vida imposible. Pasto de La Gran Fiera Delincuencial que no le permite ni salir por la noche, ni viajar por el país, ni estar tranquila en su casa, del Gran Monstruo Inflación, del Gran Pernicioso Desabastecimiento en alimentos, electrodomésticos, vehículos, repuestos, del Gran Cerco a las Universidades, del Monstruo que No Recoge Basura, de La Gran Frustración del Recién Graduado, de La Gran Imposibilidad de Conseguir Vivienda, del Cruel Desempleo de Profesionales, del Alza Inconmensurable de los Pasajes Aéreos, De La Gran Prohibición de Ahorrar en Moneda Fuerte, del Gran Soez que la llena de improperios desde El Poder y un sinfín de otras alimañas del Averno Sociopolítico, la clase media se deshilacha, los jóvenes que pueden emigran de un país que antaño recibía de brazos abiertos a todo el mundo, las familias se atomizan y quienes nos quedamos debemos lidiar con La Gran Desesperanza, pelear contra La Gran depresión, enfrentar al Gran Estado Abusador y Agresivo, proteger nuestras vidas en este Sálvese quien Pueda y todavía guardar energía para luchar y soñar con un país digno y decente pese a la desorganización en las filas oposicionistas.
Casi nada…
German Cabrera
german_cabrera_t@yahoo.es
@germancabrerat

EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, ACTUALIDAD, VENEZUELA, ACTUALIDAD INTERNACIONAL, OPINIÓN, DEMOCRACIA, LIBERAL, LIBERALISMO, REPUBLICANISMO, LIBERTARIO, POLÍTICA,ELECCIONES,UNIDAD, ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA,CONTENIDO NOTICIOSO,

JOSÉ RAFAEL AVENDAÑO TIMAURY, SAPEO MILICO

   La delación es una conducta consustancial a la condición humana. Existe la del hampa, laboral, estudiantil, política etc. En cualquiera de sus variedades las motivaciones son diversas. Desde la simple satisfacción de practicarla, pasando por la ocasionada por miedo y por búsqueda de prebendas. En fin, es una de las muchas conductas sociales practicadas por el hombre.
   
En el área política este uso es aplicado consuetudinariamente de la manera más simple e inocua a la más letal y sangrienta. Se usa en regímenes democráticos y en dictatoriales. Dentro de esta variedad ocupa un aspecto delicado el referente a la rama militar por las connotaciones particulares. En especial las relacionadas al uso de la fuerza y de las armas. Es distinta la delación de un estudiante que delata al compañero por copiarse en un examen al profesor, a la de un delincuente que delata a otro ante un policía para obtener clemencia o por “competencia desleal”. En el estamento militar la delación siempre está relacionada a la conjura ya que el objetivo es la obtención del poder político.
   En la dictadura de Juan Vicente Gómez hubo diversas conjuras militares develadas por el sapeo milico. El dictador cobró con sangre los intentos precursores de golpes de estado y no ya de revoluciones con coroneles y generales alzados con peonadas. La muerte del Capitán Alvarado Franco y los hechos relacionados al alzamiento del Cuartel San Carlos en 1928 así los demostraron.
   En octubre de 1945 y por sapeo milico se detuvo al entonces mayor Marcos Pérez Jiménez. Esa detención ocasionó la revuelta victoriosa del 18 de octubre al darle cumplimiento al compromiso adquirido de que si era hecho preso algún comprometido, el alzamiento debería hacerse de manera inmediata.
   En el trienio 1945-1948 hubo muchas conjuras y alzamientos. Algunos denunciados, otros sorpresivos y uno victorioso, el del 24 de noviembre de 1948.
   En la década de 1948-1958 hubo a su vez muchas conjuras, todas abortadas por el sapeo milico. Tres militares fueron vilmente asesinados. El capitán Wilfrido Omaña fue emboscado y cosido a disparos luego del sapeo de un teniente que lo cito al sitio de la muerte. El Capitán Juan Bautista Rojas fue asesinado en el cuartel de Maturín en 1952 luego del alzamiento y el teniente Droz Blanco fue muerto a tiros en Colombia por un esbirro de la SN. La intentona del 1° de enero de 1958 había sido sapeada parcialmente y tomó por sorpresa al dictador. Se detuvo equivocadamente al general Hugo Fuentes en vez del comandante Hugo Trejo ya que la SN sabía que el jefe de la conspiración se llamaba Hugo pero se desconocía el apellido. El desenlace victorioso fue el 23 de enero.
   Los años 1958 a 1965 hubo conspiraciones militares y alzamientos que fueron derrotados y el sapeo fue modo determinante para la reducción de los alzados.
   En 1986 hubo un intento para derrocar al presidente Lusinchi con movilización de tanques al MRI y el cabecilla, un Teniente Coronel fue reducido y pasado a retiro. No hubo sapeo aunque si la falta de determinación del resto de los conjurados.
   El año 1992 presentó dos conjuras cuyo sapeo no ocasionó la debelación por la actitud de sobreestimación que de su peso político ostentaba el presidente Pérez.
   El año 1993 presentó una conspiración en ciernes que nunca fue abortada aunque si sapeada por los milicos de entonces y quedó in pectore en los propiciadores.
   Desde el año 2002 a la fecha los venezolanos hemos estado informados de una suerte de “conspiración militar en pleno desarrollo” que ha ocasionado la detención de diversos oficiales y de civiles. No ha habido ningún alzamiento cuartelario aunque si la detención a granel de militares que han sido objeto de sapeos reiterativos.
   Los hechos de abril de 2002 y la aparición de Carmona “el breve” no fue propiamente producto de un golpe de estado tradicional, sino la congruencia de una masa civil jamás vista en la historia republicana en actitud de protesta y la negativa de militares de proceder a reprimirla a sangre y fuego. Los acontecimientos de que “se le solicito la renuncia, la cual aceptó” están frescos en la memoria de los compatriotas. Allí no hubo sapeo, puesto que la movilización popular fue un hecho notorio que desencadenó los eventos.
   Este año hemos constatado la detención de cuatro generales, tres activos y uno en retiro, producto del sapeo milico. Todos sin comando de tropas y denunciados por aparentes razones fútiles como el acontecido con el general en retiro delatado por su ahijado coronel,  detenido y enjuiciado la semana pasada.
   Tambien han existido sapeos civiles en el terreno político, muy viles, que ocasionaron hechos cruentos en la historia republicana venezolana, pero será en otra ocasión cuando podamos referirnos a ellos.
   Lo cierto es que en materia de delaciones y sapeos milicos, fabulados o no, se cumple el estribillo del viejo tango-bolero “la historia vuelve a repetirse”.

JOse Rafael Avendaño Timaury
cheye@cantv.net
@CheyeJR


EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, ACTUALIDAD, VENEZUELA, ACTUALIDAD INTERNACIONAL, OPINIÓN, DEMOCRACIA, LIBERAL, LIBERALISMO, REPUBLICANISMO, LIBERTARIO, POLÍTICA,ELECCIONES,UNIDAD, ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA,CONTENIDO NOTICIOSO,
<