BIENVENIDOS AMIGOS PUES OTRA VENEZUELA ES POSIBLE. LUCHEMOS POR LA DEMOCRACIA LIBERAL

LA LIBERTAD, SANCHO, ES UNO DE LOS MÁS PRECIOSOS DONES QUE A LOS HOMBRES DIERON LOS CIELOS; CON ELLA NO PUEDEN IGUALARSE LOS TESOROS QUE ENCIERRAN LA TIERRA Y EL MAR: POR LA LIBERTAD, ASÍ COMO POR LA HONRA, SE PUEDE Y DEBE AVENTURAR LA VIDA. (MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA) ¡VENEZUELA SOMOS TODOS! NO DEFENDEMOS POSICIONES PARTIDISTAS. ESTAMOS CON LA AUTENTICA UNIDAD DE LA ALTERNATIVA DEMOCRATICA

lunes, 21 de septiembre de 2015

PEDRO CORZO, LEOPOLDO O LA REIVINDICACIÓN DE LA POLÍTICA ELECTORAL, DESDE ESTADOS UNIDOS,

El camino del deber es siempre el más difícil

La mayoría de las personas tienen la percepción de que los políticos del presente no están dispuestos a defender sus propuestas, supuestamente surgidas de los valores y principios que dicen representar,  si esa defensa implica algún peligro.

Para la generalidad de la ciudadanía la política es una práctica de intereses mezquinos, en las que sus protagonistas cuando no están en el poder, solo procuran sobrevivir en espera de que les llegue la ansiada oportunidad.

Es cierto que se aprecia, salvo muy contadas singularidades, que los dirigentes de esta época no fundamentan su liderazgo en condiciones personales de excepción,  ni en una sincera vocación de servicio público.

Los líderes contemporáneos son en número importante, consecuencias de acuerdos corporativos. Resultados del compromiso entre las partes que concurren a una negociación, en la que cada quien procura obtener los mayores beneficios.

Es evidente que los valores  éticos-morales han disminuido en importancia en la labor pública. Las componendas están a la orden del día y muchos incursionan en la política como una manera de prosperar y no para servir,  una realidad que ha repercutido negativamente en la participación de los electores en los comicios.

El contacto entre el elector y el candidato ha disminuido seriamente. Las ideas son en numerosas ocasiones simples consignas. Los partidos políticos se han transformado en predios donde confluyen intereses y se encumbre la difundida corrupción gubernamental.

Todo esto incide peligrosamente en la escasa participación de la población en las contiendas electorales, un factor que degrada la representatividad del funcionario electo.

Un candidato está obligado a representar los intereses de su comunidad si esta participa, de lo contrario sus propuestas y el cumplimiento de las mismas, serán el reflejo de los grupos de interese que lo hicieron elegir.

Todas estas condiciones afectan dramáticamente la confianza del electorado, por eso cuando surge una figura como Leopoldo López, dispuesta a correr los riesgos que sean necesarios para defender sus convicciones y valores, es como una luz en la profunda oscuridad de la gestión pública.



Hacer que la gente vuelva a creer en la política y los políticos es fundamental para la democracia. No hay democracia sin políticos, partidos y un electorado consciente de sus derechos y deberes. Una trilogía fundamental para garantizar la libertad y los beneficios que de ella se derivan.

Cierto que una institucionalidad fuerte apuntala la democracia, pero la participación ciudadana es la única garantía verdadera.  Una ciudadanía activa e informada es el único antídoto  contra los demagogos y encantadores de multitudes que prometen resolver todos los problemas, incluido la construcción de puentes aunque no existan ríos.

Muchos pudieron haber discrepado con su decisión de ir a la cárcel porque consideran que aunque la prisión política es un referente moral, las posibilidades de seguir la lucha disminuyen dramáticamente, sin embargo todo parece indicar que Leopoldo asumió la prisión como si fuera una cruzada.

Él no fue apresado, se entregó a las autoridades y ha transformado su celda en el bastión más importante de la defensa de la democracia en su país, pero también de la política electoral en cualquier lugar del mundo.

El dirigente venezolano que es un fervoroso creyente en la práctica electoral, pero también en el activismo cívico, es consciente que el despotismo no hace concesiones y que los derechos no se mendigan,  sino que se conquistan.

El último discurso de Leopoldo López antes de ir a prisión fue junto a la estatua de José Martí. Desde allí reivindicó sus derechos y los de sus compatriotas, y quizás para hacer suyo también el decir martiano de que " La libertad cuesta muy cara, y es necesario, o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio".

Leopoldo está pagando caro el derecho que tienen todo ser humano a ser libre. El y su familia viven un serio drama,  pero su sacrificio le ha convertido en una esperanza para los venezolanos, y para todos los que creen en la política.

Su actitud más que un desafío al régimen de Nicolás Maduro es un reto para todos aquellos que hacen política pensando en el provecho personal, para los que consideran la política como una inversión y no como un compromiso.

El gesto de López convoca a votar, a participar en las elecciones,  a defender el sufragio, a reclamar los derechos que todos los despotismos  intentan  escamotearle  a los pueblos.

Pedro Corzo
pedroc1943@msn.com
@PedroCorzo43

EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, SIN COMUNISMO UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE, ESTO NO PUEDE CONTINUAR, TERCERA VIA, DESCENTRALIZAR, DESPOLARIZAR, RECONCILIAR, DEMOCRACIA PARLAMENTARIA, LIBERTARIO ACTUALIDAD NACIONAL, VENEZUELA, NOTICIAS, ENCUESTAS, ACTUALIDAD INTERNACIONAL,

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Comentario: Firmar con su correo electrónico debajo del texto de su comentario para mantener contacto con usted. Los anónimos no serán aceptados. Serán borrados los comentarios que escondan publicidad spam. Los comentarios que no firmen autoría serán borrados.