BIENVENIDOS AMIGOS PUES OTRA VENEZUELA ES POSIBLE. LUCHEMOS POR LA DEMOCRACIA LIBERAL

LA LIBERTAD, SANCHO, ES UNO DE LOS MÁS PRECIOSOS DONES QUE A LOS HOMBRES DIERON LOS CIELOS; CON ELLA NO PUEDEN IGUALARSE LOS TESOROS QUE ENCIERRAN LA TIERRA Y EL MAR: POR LA LIBERTAD, ASÍ COMO POR LA HONRA, SE PUEDE Y DEBE AVENTURAR LA VIDA. (MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA) ¡VENEZUELA SOMOS TODOS! NO DEFENDEMOS POSICIONES PARTIDISTAS. ESTAMOS CON LA AUTENTICA UNIDAD DE LA ALTERNATIVA DEMOCRATICA

lunes, 21 de septiembre de 2015

ANTONIO JOSÉ MONAGAS, : “CON EL SOL A LA ESPALDA”,

Las leyes venezolanas son letra muerta ante la impunidad que abriga la acción delictiva de dirigentes gubernamentales, delincuentes comunes, facciosos furibundos y provocadores de oficio.

Cuando la desesperación hace de las suyas, las virtudes se extravían en el camino de la desesperanza y del infortunio. Surge así un mundo mediocre, débil y sin fuerza, en el que la voluntad del hombre tiende a solaparse con la locura. En el fragor de tan borrosa situación, cunde la desconfianza. Sobre todo, el resentimiento a partir del cual se hace fácil la intromisión del despotismo donde prevalecen las virtudes humanas. Es decir, las realidades se tornan tan oscuras como sombríos se vuelven aquellos momentos dominados por la angustia de vivir bajo la inseguridad que causa el terror y la violencia en tiempos de dictadura. Ahí, la desesperación trastoca todo.

Así como tan iracunda situación llega a perturbar la vida de cualquier persona sin control sobre lo que su conciencia puede considerar, la desesperación igualmente arremete contra las instituciones que no tengan mayor y preciso sentido de lo que equivocadas o alevosas decisiones pueden acarrear. Particularmente, si son instituciones sometidas por la política de coyuntura o por ideología sin fundamento alguno. Es crudamente, el problema por el cual trasciende cualquier gobierno aterrado al percatarse de que el final de sus días encumbrado en el poder, está por llegar. Exactamente, es lo que padece el régimen venezolano al advertir tan inexorable realidad.

La desesperación insumió la poca capacidad que una vez pretendió arrogarse el pésimamente concebido proceso revolucionario cuando intentó accionar promesas que lejos de cumplir, contribuyó a desarticular mediante el desgobierno que animó con la obstinación propia de gobernantes sin formación. Pero tampoco, sin la disposición democrática que se requería para sacar adelante al país del marasmo que le indujo la llamada antipolítica que se deparó en la década de los noventa del siglo XX venezolano. Esto hizo que el país se desbordara a consecuencia del descalabro que el mismo régimen había consentido al confabularse con actores que juegan al terrorismo, a la corrupción, a la intimidación, a la tiranía, a la procacidad, y al narcotráfico. Por consiguiente, se burlan del ordenamiento jurídico, de los principios que soportan la constitucionalidad, de los derechos, libertades, valores y postulados que cimientan la democracia. Para decirlo llanamente, cabe la expresión: el país “se fue de madre”. O sea, que las determinaciones gubernamentales se excedieron más allá de lo regular causándole graves conmociones al país.

Venezuela se convirtió en un país social, económica y políticamente calamitoso. Incluso, moral y culturalmente. Las leyes son letra muerta ante la impunidad que abriga la acción delictiva de dirigentes gubernamentales, delincuentes comunes, facciosos furibundos y provocadores de oficio.  Al mismo tiempo que el régimen revela un rostro déspota, dictador, totalitario, a través de los pronunciamientos dictados por cualquier tribunal de la república, también muestra un semblante ramplón, insolente y violento a través de hordas de incultos y fanáticos capaces de apalear a cualquiera. O sea, el comportamiento propio del “gorilismo” característico de regímenes despiadados y sarcásticos. Particularmente, cuando advierten que han perdido su base de sustentación política y su popularidad. Algo equivalente a lo que médicamente se conoce como “metástasis”. O sea, el proceso de propagación de un foco canceroso. Pero que en estos casos de agudo debilitamiento, afecta la movilidad política, tanto como la estructura de poder al perderse la ascendencia que otorga la autoridad que tanto se ha empeñado el régimen por conservar y acrecentar al margen de toda consecuencia. Es ahí cuando invierte todo su esfuerzo en reprimir de la manera más cobarde. No sólo con represión física, sino también psicológica por lo cual busca llevar a la población a situaciones de desproporcionada exasperación y desmedida resignación.

No hay duda de que el régimen venezolano se ha planteado estrategias que van desde las exacerbadas inhabilitaciones a candidatos opositores, pasando por la criminalización de la oposición, la manida guerra económica para persuadir a la población de que el camino democrático no es conveniente. Más, cuando para esconder la desesperación que lo estremece cada día más, el régimen ha trazado otras vías represivas a sabiendas que, contrariamente a lo que ha buscado a fuerza de violencia y amedrentamientos, insiste en desgobernar aunque reconociendo que está “con el sol a la espalda”.

VENTANA DE PAPEL

TRAGEDIA UNIVERSITARIA

El problema de los universitarios pareciera haberse convertido en desventura, en desdicha toda vez que, a pesar de las energías invertidas por los legítimos protagonistas de tan incómoda situación, los resultados siguen siendo ambiguos. Siguen haciendo ver al país en ascuas. Y no es para menos puesto que es contradictorio que reconociéndose la importancia de la educación superior como el bastión sobre el cual descansa en buena parte la responsabilidad del desarrollo de una sociedad, incluso el Libertador Simón Bolívar lo asentía, un trabajador universitario, docente o profesional administrativo, no le sea debidamente reconocido su entrega.
En medio de tanta penuria y necesidades, tenga sueldos de miseria. De hecho, los concursos universitarios por ocupara cargos quedan desiertos pues la compensación salarial no representa el arrojo y voluntad de vivir las exigencias del trabajo académico.
Las discusiones ocasionadas en el seno de la II Convenció Colectiva Universitaria, es la demostración fehaciente del carácter demagógico que se empeña el régimen en reforzar, a través de obtusos criterios con ilegítimos representantes de gremios sin historia. Todo, con el perverso propósito de forzar escenarios diferenciados a fin de infundar el temor sobre el cual el régimen ofrece sus paliativos. Los movimientos del oficialismo dejan marcada su huella de manipulación que se convirtió en vulgar afrenta ante los reclamos de una FAPUV persuadida en las bondades y ventajas del diálogo respetuoso y civilista. Sin embargo, las realidades han despuntado situaciones que se alejan de las buenas maneras que exhorta el urbanismo y la tolerancia.
Muchos momentos sobreviven gracias a la resistencia de convencidos gremialistas que hablan en nombre del sentimiento que abriga la autonomía universitaria. Se sabe que detrás de los vaivenes mediáticos a los cuales se presta el régimen, existe la necesidad que moviliza los gobiernos populistas. O sea, la de aplicar políticas efectistas, no efectivas ni tampoco eficientes, pero que arrojen resultados rápidos para obtener el apoyo popular que garantice sostenerse en el poder. A todas estas, la incertidumbre continúa reinando. Es decir, sigue sin saberse con qué inventos van a salir. Jugaron a “la candelita por acá fumea” Pero en esa trampa no cayó la FAPUV.
Pisotearon significativos argumentos y remataron burlándose a espaldas de anhelos de miles de familias universitarias, para firmar las últimas cláusulas pendientes y así rematar la II CC plagada ya de violaciones. Aún así, el esfuerzo de la gente de la FAPUV por lograr la mayor transparencia posible en el decurso de esa y otras reuniones, no decae. Aunque a pesar de todo lo acordado e impuesto, no ha dejado de ser una enorme tragedia universitaria.

LO QUE DEBE HACERSE

Lo único que ayudará al país a resarcirse de tanta desgracia política, es insistiendo en el cambio del modelo socialista-intervencionista. Debe exigirse racionalidad en la política económica, tanto como en la política social. Deben proponerse acciones conjuntas que conduzcan a hacer que el régimen se sensibilice ante el clamos nacional. Debe entenderse que no habrá salida fácil y que indistintamente de quién sea el culpable, todos, sin excepción, habrán de aportar su cuota de sacrificio. O sea, “justos por pecadores”.

El país debe incitar acuerdos nacionales necesarios para validar el ajuste que reclamado, a sabiendas que ello será muy costoso y que obligará, como recientemente lo escribió Laureano Márquez: “a meter la cabeza entre las piernas y colocarnos en posición de impacto para capear el temporal de calamidades que se avecinan”.

Pero antes de asumir tan difícil postura, no debe olvidarse la necesidad de participar en todo lo posible. Pero de forma correcta. A pesar del miedo que da encarar la prepotencia de la arrogancia despótica. Es lo que debe hacerse.

“Mientras más desesperado se sienta un gobernante ante el justo reclamo de un pueblo con vocación democrática, más errores cometerá valiéndose de las armas de la ignominia”

Antonio José Monagas
antoniomonagas@gmail.com
@ajmonagas

EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, SIN COMUNISMO UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE, ESTO NO PUEDE CONTINUAR, TERCERA VIA, DESCENTRALIZAR, DESPOLARIZAR, RECONCILIAR, DEMOCRACIA PARLAMENTARIA, LIBERTARIO ACTUALIDAD NACIONAL, VENEZUELA, NOTICIAS, ENCUESTAS, ACTUALIDAD INTERNACIONAL,

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Comentario: Firmar con su correo electrónico debajo del texto de su comentario para mantener contacto con usted. Los anónimos no serán aceptados. Serán borrados los comentarios que escondan publicidad spam. Los comentarios que no firmen autoría serán borrados.