BIENVENIDOS AMIGOS PUES OTRA VENEZUELA ES POSIBLE. LUCHEMOS POR LA DEMOCRACIA LIBERAL

LA LIBERTAD, SANCHO, ES UNO DE LOS MÁS PRECIOSOS DONES QUE A LOS HOMBRES DIERON LOS CIELOS; CON ELLA NO PUEDEN IGUALARSE LOS TESOROS QUE ENCIERRAN LA TIERRA Y EL MAR: POR LA LIBERTAD, ASÍ COMO POR LA HONRA, SE PUEDE Y DEBE AVENTURAR LA VIDA. (MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA) ¡VENEZUELA SOMOS TODOS! NO DEFENDEMOS POSICIONES PARTIDISTAS. ESTAMOS CON LA AUTENTICA UNIDAD DE LA ALTERNATIVA DEMOCRATICA

lunes, 28 de mayo de 2012

ÁLVARO G. REQUENA. EL “OCHO” ACOSTADO

El símbolo escogido para representar lo infinito es “∞”. Por extensión literaria interpretamos que lo infinito, además de serlo, es también eterno y como tal lo asumimos.

Sabemos qué quiere decir que algo es eterno o se eterniza, o que una determinada situación no se resuelva y sea objeto de enorme numero de planes y propuestas de posibles soluciones que, por variadas, múltiples o inmenso numero de consultas, al final no resuelvan el problema y continúe sin solución. Acercándose cada vez más a los dos círculos pegados que representan al ocho tumbado: girando sin final en un circuito de soluciones inalcanzables.

Quiero proponer que además de las ocho estrellas de nuestra bandera (por las que se reclamó recientemente a la FIA, cuando ganó Pastor y el pueblo descubrió y vibró con ese deporte popular y de fácil acceso que es la Fórmula 1 y, por cierto, no reclamamos que pusieron la bandera cabeza abajo), se coloque en el medio, debajo del arco formado por las estrellas, el símbolo del infinito, el ocho acostado. Quedaría precioso, muy llamativo, muy estético, original y rompería un esquema más en la vida de los venezolanos, complementando el valor ético de nuestros símbolos. Posteriormente, y previo aporte económico de PDVSA, se construirían múltiples circuitos en forma de ocho, para carting, motos y carros de carrera de las distintas fórmulas. Seríamos inmediatamente reconocidos como un país único, eterno e infinito.

Sí, así es. Eterno e infinito. Todo aquí es así.

En los oídos de los venezolanos han resonado por 76 años las proféticas e inútiles palabras de aquel hombre sabio que dijo que debíamos sembrar el petróleo, y los esfuerzos de aquellos que tanto lo intentaron, con las becas Ayacucho, los préstamos educacionales, el fomento de la inversión, los paquetes económicos y tantas otras decisiones buenas pero de mal final.

Seguimos igual y ahora peor. El petróleo venezolano pierde valor y mercados. Países tradicionalmente clientes ahora lo serán menos, porque han descubierto que poseen gran cantidad de lutitas de petróleo extraíbles y procesables, que jamás soñaron que tendrían. Tendremos ahora que producir Torio y espero que no nos pase lo mismo que con el oro negro.

La eternización infinita de los problemas no se queda allí, como el problema de las cárceles y las promesas y soluciones que se han propuesto y ninguna cuaja. Por el momento, el bálsamo es mover los presos a prisiones ya sobrecargadas y generar así más agresividad y violencia, que es el resultado natural del hacinamiento extremo.

También el oficialismo quiere eternizarse…

Fallan los alimentos, el agro, los repuestos de todo tipo, la seguridad, las medicinas, las escuelas, la atención médica y los hospitales. ¿Qué más puedo nombrar sin llorar y seguir quejándome eternamente, hasta el infinito?

alvarogrequena@gmail.com 

EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, ACTUALIDAD, VENEZUELA, OPINIÓN, NOTICIA, REPUBLICANO LIBERAL, DEMOCRACIA, LIBERAL, LIBERALISMO, LIBERTARIO, POLÍTICA, INTERNACIONAL, ELECCIONES,UNIDAD, ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Comentario: Firmar con su correo electrónico debajo del texto de su comentario para mantener contacto con usted. Los anónimos no serán aceptados. Serán borrados los comentarios que escondan publicidad spam. Los comentarios que no firmen autoría serán borrados.