BIENVENIDOS AMIGOS PUES OTRA VENEZUELA ES POSIBLE. LUCHEMOS POR LA DEMOCRACIA LIBERAL

LA LIBERTAD, SANCHO, ES UNO DE LOS MÁS PRECIOSOS DONES QUE A LOS HOMBRES DIERON LOS CIELOS; CON ELLA NO PUEDEN IGUALARSE LOS TESOROS QUE ENCIERRAN LA TIERRA Y EL MAR: POR LA LIBERTAD, ASÍ COMO POR LA HONRA, SE PUEDE Y DEBE AVENTURAR LA VIDA. (MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA) ¡VENEZUELA SOMOS TODOS! NO DEFENDEMOS POSICIONES PARTIDISTAS. ESTAMOS CON LA AUTENTICA UNIDAD DE LA ALTERNATIVA DEMOCRATICA

viernes, 2 de octubre de 2015

MARGARITA LÓPEZ MAYA, PUEBLO Y PLEBE

Pueblo somos todos los miembros de una comunidad política. En democracia tenemos los mismos deberes y derechos. Sin embargo, en el discurso populista se hace uso del término pueblo de una manera diferente, en una acepción más restringida se entiende al pueblo exclusivamente como plebe.

La plebe es una parte del pueblo, constituida por los que se consideran no privilegiados, no tomados en cuenta, los alejados del poder, los más pobres. En el discurso populista la plebe reclama para sí ser el único pueblo legítimo, produciendo una escisión antagónica en la comunidad entre pueblo entendido como plebe y los demás, un bloque de poder muchas veces llamado oligarquía, los ricos, o los poderosos.

Un líder populista articula en su discurso las demandas insatisfechas que se han ido acumulando entre esos sectores plebeyos. En Venezuela fue muy evidente a fines del siglo pasado, cuando la profunda y global crisis que padecimos fue creando la cadena de equivalencias de la que habla Laclau en La razón populista, que produjo una contradicción fundamental expresada como “el pueblo versus el bloque en el poder”. Esa contradicción no pudo procesarse dentro de nuestro sistema político, produciendo una ruptura populista.

El triunfo de Chávez en 1998 inició una etapa de política populista, unas relaciones entre sociedad y Estado crecientemente fuera de la institucionalidad democrática representativa. Dieciséis años después nos encontramos con las viejas instituciones de la democracia liberal en escombros y las nuevas de la democracia participativa sin ni siquiera cristalizar. Para llenar el vacío, Maduro intenta un régimen militarista, personalista y patrimonialista, que ha terminado por ser anomia pura, lo más parecido a lo que Hobbes llamó el “estado de naturaleza”, un país sin ley.

Es hora de cerrar este ciclo y movernos hacia una transición democrática este diciembre. Reunir a la plebe con el pueblo para ir a una muy necesitada reconciliación. El voto de cada uno es muy importante para que el mensaje de cambio sea nítido; pero más importante aún es la disposición de dirigentes y factores de poder de comprometerse con el camino de construcción de un Estado moderno y de Derecho. Regresar al pacto constitucional de 1999.

Margarita López Maya
malopez@reacciun.ve
@mlopezmaya

EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, SIN COMUNISMO UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE, ESTO NO PUEDE CONTINUAR, TERCERA VIA, DESCENTRALIZAR, DESPOLARIZAR, RECONCILIAR, DEMOCRACIA PARLAMENTARIA, LIBERTARIO ACTUALIDAD NACIONAL, VENEZUELA, NOTICIAS, ENCUESTAS, ACTUALIDAD INTERNACIONAL,

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Comentario: Firmar con su correo electrónico debajo del texto de su comentario para mantener contacto con usted. Los anónimos no serán aceptados. Serán borrados los comentarios que escondan publicidad spam. Los comentarios que no firmen autoría serán borrados.