BIENVENIDOS AMIGOS PUES OTRA VENEZUELA ES POSIBLE. LUCHEMOS POR LA DEMOCRACIA LIBERAL

LA LIBERTAD, SANCHO, ES UNO DE LOS MÁS PRECIOSOS DONES QUE A LOS HOMBRES DIERON LOS CIELOS; CON ELLA NO PUEDEN IGUALARSE LOS TESOROS QUE ENCIERRAN LA TIERRA Y EL MAR: POR LA LIBERTAD, ASÍ COMO POR LA HONRA, SE PUEDE Y DEBE AVENTURAR LA VIDA. (MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA) ¡VENEZUELA SOMOS TODOS! NO DEFENDEMOS POSICIONES PARTIDISTAS. ESTAMOS CON LA AUTENTICA UNIDAD DE LA ALTERNATIVA DEMOCRATICA

miércoles, 14 de octubre de 2015

LUIS ALBERTO MACHADO SANZ, PIO XII, EL GRAN INCOMPRENDIDO (I)



1-El Padre Alfonso Alfonzo Vaz tuvo el privilegio de tener una audiencia con el venerable Pio XII. Benedicto XVI proclamó venerable a Pio XII, lo cual es también José Gregorio Hernández, siendo proclamado José Gregorio, por san Juan Pablo II. Ojalá que ambos lleguen pronto a beatos y posteriormente a santos e igualmente que el beato Pablo VI, pronto llegue a santo, tal cual San Juan XXIII y san Juan Pablo II.


El Padre Alfonzo cuenta que Pio XII le preguntó:

“¿Qué haces tú?”

El Padre Alfonzo le contestó que estaba trabajando en “La Cuidad de los muchachos” que el mismo Padre había fundado, que también era capellán de niños limpia botas, que trabaja en la Santa Capilla de Caracas, que daba clases, etc.

El Padre Alfonzo cuenta que Pio XII le contestó:

“Mucha fe en Dios, mucha fe en ti mismo y de vez en cuando, un Valium”.

2-Eugenio María Giuseppe Pacelli era el nombre de pila del Papa Pio XII. Nació en 1876 y murió en 1958. Fue electo sumo Pontífice, el 2 de marzo de 1939 y el 12 de marzo fue entronizado como sucesor de San Pedro, y terminó con su muerte, el 9 de octubre de 1958.  Los 19 años de años de su pontificado fueron sumamente difíciles, comenzó cuando finalizaba la guerra civil española y al poco tiempo, comenzaba la segunda guerra mundial, con la invasión de Hitler a Polonia, el primero de septiembre de 1939.

A Pio XII le tocó la segunda guerra mundial completa, la reconstrucción de Europa y de Japón, la guerra de Corea, la llamada “guerra fría” y al final de su pontificado, comenzaban gestarse los cambios revolucionarios por venir y en los todos los ámbitos, inclusive en el eclesiástico, que desembocaron en lo que llamó “la década de los años 60”, para bien o para mal, una de las épocas más turbulentas, excitantes y convulsionadas de los tiempos modernos.
Por el sabio manejo que Pio XII le dio a todas aquellas complejas y difíciles situaciones, pasó a la historia con el título de “Pastor Angélico”, lo cual no implica que no se haya tejido una injusta leyenda negra en su contra y que no haya sido un gran incomprendido por muchos. Más adelante hablaremos de dicha “leyenda negra”. Para sobrellevar tanto stress, Pio XII siempre se apoyó en su fe. Pio XII era un hombre de fe. Era un devoto del Corazón de Jesús, del cual escribió una carta encíclica, titulada “Haurietis Aquas”, sobre “el culto al sagrado Corazón de Jesús”. Esta encíclica de fecha 15 de mayo de 1956.

Hay quien dice que Pio XII, solía repetir la siguiente jaculatoria:

“Señor Jesucristo, apiádate de mí, según la grandeza de tu misericordia”.
También fue devoto de la Santísima Virgen María, en este sentido Pio XII declaró el dogma de la Asunción de la Virgen María que como veremos más adelante, declara que “terminado el curso de su vida terrena fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial”.
La fe de Pio XII, no obstaculizó que como contara el Padre Alfonzo, “de vez en cuando” no se hubiera apoyado en un Valium, lo cual implica que la fe y la ciencia médica, no se excluyen; por el contrario, se complementan. Lo mismo pasa con lo espiritual y lo material, lo visible y lo invisible. Bien dice Santo Tomás de Aquino que “la gracia no destruye la naturaleza sino que la complementa y la perfecciona”.

3- En relación al punto de los “cambios revolucionarios por venir” que como antes dijimos, ya se gestaban al final de su pontificado, no olvidemos que para responder frente a lo que para ese entonces se llamó “los signos de los tiempos”, su sucesor, san Juan XXIII, una de las primeras cosas que hizo fue convocar el Concilio Vaticano II. Cuando le preguntaron que por qué había convocado el Concilio, abrió las ventanas de su despacho y contestó: “que entre aire fresco”. Y era obvio, se necesitaba “aire fresco” para la Iglesia, en los momentos que se avecinaban. Debido a la muerte de san Juan XXIII, el 3 de junio de 1963, lo continuó y terminó, su sucesor, el beato Pablo VI.


El 29 de setiembre de 1963, el beato Pablo VI abre la segunda sesión del Concilio Vaticano II y el 8 de diciembre de 1965 confirmaba de manera solemne, todos los decretos del Concilio y a la vez proclamó un jubileo extraordinario que iba desde el 1 de enero al 29 de mayo de 1966, para la reflexión y renovación de la Iglesia, a la luz de las grandes enseñanzas del Concilio Vaticano II.

4- Así mucha gente no lo quiera ver y haya injustamente calificado al venerable Pio XII como “retrógrado, fanático, inquisidor” y pare de contar, Pio XII comenzó a hacer reformas dentro del momento y las difíciles circunstancias que tuvo y dentro de lo que pudo. Vamos a poner un ejemplo:

Para el momento de ser entronizado Pio XII como Romano Pontífice, el ayuno eucarístico, era algo que muchos consideraban, algo muy severo. No me tocó vivir esa época, por lo tanto, lo que por ese punto puedo decir, me lo contaron.

Escuché de pequeño que si se iba a comulgar, no se podía comer nada desde la media noche del día anterior y no se podía tomar ni un mililitro de agua. Por lo tanto, si la persona quería comulgar en la Misa del domingo en la noche, tenía que guardar con el rigor antes dicho, el ayuno eucarístico antes especificado. Un médico que vivió esa época me contó que le tocó atender muchachos desmayados, ya que si iban a comulgar, tenían que salir de su casa sin desayuno.

Pues bien, Pio XII revoluciona el ayuno eucarístico y decreta que solo será de tres horas antes de comulgar, suprime lo de “la media noche” y que además se puede tomar agua en cualquier momento antes de comulgar. Posteriormente, el beato Pablo VI, basado en las reformas del Concilio Vaticano II, establece que el ayuno eucarístico será solo de una hora antes de comulgar pero fue el venerable Pio XII, el que comenzó con dicha reforma.

Bueno, algunos conservadores se molestaron y lo tildaron de “liberal” y “revolucionario”. Los detractores eran suerte de lo que después se hubieran llamado “lefebritos”, previos al obispo Marcel Lefebre, quien por cierto participó en el Concilio Vaticano II y quien a la vez posteriormente dijo que Pablo VI era un prisionero de “comunistas y masones” y que por lo tanto, estaba llevando a la Iglesia por un despeñadero; todo aquello para justificar su insania e injusta rebeldía de no querer reconocer el concilio Vaticano II, en el que además participó.

Pio XII comenzó con lo del “aire fresco” de Juan XXIII. La reforma del “ayuno eucarístico” así lo demuestra. Pio XII no pudo hacer más reformas porque el momento y las circunstancias no se lo permitieron pero creemos que echó las bases para lo que después sería el Concilio Vaticano II, que a partir de “la década de los 60”, adaptó la Santa Madre Iglesia a los momentos y circunstancias de los turbulentos tiempos por venir y que todavía seguimos viviendo.    

5- Hay una cualidad de Pio XII que hay que destacar: su valentía. Pio XII hizo lo que tuvo que hacer, tuviera que enfrentarse a lo que se tuviera que enfrentar. En este aspecto, veamos lo que pasó con lo de la infalibilidad papal. La expresión “el Papa es infalible”, muchas veces se entiende mal, o a veces se manipula este concepto para pretender hacerle daño tanto a la figura del sucesor de Pedro, al Papa, que en el presente caso se trata del venerable Pio XII, como también a la Iglesia Católica.

Hay una falsa creencia que dice, que si el Papa llegara a afirmar que dos más dos cinco, en consecuencia, habría que repetir, creer ciegamente y cual borrego, que son cinco. O que si el Papa dijera que el sol sale por el oeste y se pone por el este, en consecuencia, habría que repetir, creer ciegamente y cual borrego, semejante burrada, e igualmente que si dijera que el sol gira alrededor de la tierra.
No hay duda que hay gente que de buena fe y que a pesar de su ignorancia, crea en esta distorsión sobre la infalibilidad del Papa, pero a la vez hay otra gente que usa este absurdo argumento para pretender desprestigiar tanto a las jerarquía de la Iglesia como a sus feligreses, ya que sería cuestión de eunucos, castrados o tarados mentales, el tener que acatar barbaridades y burradas como las antes dichas, como si fueran verdad.

El Papa es infalible solamente cuando hablaex cathedra”. Etimológicamente hablando “ex cathedra”, quiere decir, “desde la silla”, y en su calidad de pastor y maestro supremo. Para que se dé este supuesto tienen que darse algunas condiciones:
A) Que hable a la Iglesia Universal,  si es por ejemplo a una iglesia local, o a un grupo o privadamente no se da este supuesto.
B) Que el Papa expresamente declare que está hablando “ex cathedra”
C) Que lo haga en materias de fe, moral o costumbres.
Es de notar que los papas han hablado muy pocas veces de manera “ex cathedra”, por ejemplo el día 8 de diciembre de 1848, el beato Papa Pío IX, declaró el dogma de la Inmaculada Concepción y el día primero de noviembre de 1950, el venerable Pío XII realizó la declaración del dogma de la Asunción de la Santísima Virgen María en cuerpo y alma al cielo.

No es cierto que antes de la declaración del “dogma de La Asunción”, no se creyera en que la Virgen estaba en cuerpo y alma en el cielo. Esto es tan cierto que el tema de La Asunción de la Santísima Virgen María siempre ha sido objeto de una gran devoción, aun antes del primero de noviembre de 1950. Por ejemplo, algunas ciudades, tales como la Capital del Estado Nueva Esparta y la capital de la República del Paraguay, tienen el nombre de “La Asunción.
Antes del primero de noviembre de 1950, el tema de la Asunción no era “dogma de fe”, era de devoción. Lo que hizo Pío XII al declarar “ex Cathedra” esta devoción, fue declarar, desde “la Silla” del papado, que La Asunción se convertía en un tema de fe, tal como todo lo que está contenido en “El Credo” y en la Sagrada Biblia.

Ahora bien, ¿qué revolucionó Pio XII al declarar el dogma de la Asunción de la Santísima Virgen María en cuerpo y alma al cielo?

Lo siguiente:

Ya para esa época, habían comenzado las conversaciones ecuménicas sobre el tema de la unión de la de los cristianos.

“En el hemisferio norte, la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos se celebra tradicionalmente del 18 al 25 de enero. Estas fechas fueron propuestas… para cubrir el período entre la fiesta de San Pedro y la de San Pablo, que tienen un significado simbólico. En el hemisferio sur, donde el mes de enero es tiempo de vacaciones de verano, las Iglesias frecuentemente adoptan otra fecha para celebrar la semana de oración, por ejemplo, en torno a Pentecostés…que representa también otra fecha simbólica para la unidad de la Iglesia”…
Son unos días de súplica a la Santísima Trinidad pidiendo el pleno cumplimiento de las palabras del Señor en la Última Cena: “Padre Santo, guarda en tu nombre a aquellos que me has dado, para que sean uno como nosotros” (Juan 17,11).
La oración de Cristo alcanza también a quienes nunca se han contado entre sus seguidores. Dice Jesús: Tengo otras ovejas que no son de este redil, a ésas también es necesario que las traiga, y oirán mi voz y formarán un solo rebaño con un solo pastor (Juan 10, 16)”.
Unos de los temas en donde hay diferencias para la unión de los cristianos, es en el tema de la Santísima Virgen María. No vamos a entrar en ese tema ahora. Hoy en día, la posición de la Iglesia, frente a los cristianos no católicos, no es llamarlos “protestantes”, como había sido así desde hace varios siglos, sino “hermanos separados”. Pues bien, era previsible que el dogma de la Asunción de Santísima Virgen María en cuerpo y alma al cielo, iba a molestar a algunos “hermanos separados”, como en efecto los molestó. El venerable Pio XII no dejó de hacer lo que consideró que debía hacer porque algunos “hermanos separados” se pudieran molestar y por lo tanto, pudieran dar al traste con la semana de oración y encuentro, por la unión de la de los cristianos.
Es de notar que cuando el Papa habla “ex cathedra”, no está ni creando ni inventando nada. Está declarando verdades de fe, moral o costumbres, tales las que antes dijimos como la devoción de la Inmaculada Concepción y la Asunción de la Santísima Virgen María. Por ejemplo, este último dogma el Venerable Pio XII lo declaró así:

“Pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado, que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, terminado el curso de su vida terrena fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial”.

Cuando en materia de dogma de fe, hablando ex cathedra”, se dice “declaramos”, se trata que “declaramos el Espíritu Santo y yo, el Papa”.

6-La definición solemne del dogma de la Infalibilidad Pontificia, fue promulgada el 18 de julio de 1870, por el beato, Papa Pio IX, el mismo del dogma de la Inmaculada Concepción”, en la constitución dogmática “Pastor Aeternus”, tras haber sido elaborada y aprobada por el Concilio Ecuménico Vaticano I.

7- Si en dos palabras pudiéramos definir lo de la infabilidad del Papa, tuviéremos que decir que el Papa solo es infalible cuando habla “ex cátedra”. De resto es falible, haciendo la salvedad que el pontificado del Papa, como sucesor de San Pedro, le da la facultad de ser el legítimo intérprete de la Sagrada Biblia. La Sagrada Biblia es la Palabra de Dios. Cuando en la Santa Misa, el lector lee la Biblia, dice “Palabra de Dios” y la asamblea responde “te alabamos Señor”. Es lo que se llama “el magisterio de los romanos pontífices”. Una de las tantas herejías de Lutero, fue el haber erróneamente proclamado “la libre interpretación” de la Biblia por la conciencia de cada individuo, negando por lo tanto, el primado de Pedro que se recoge en el siguiente pasaje evangélico:

“Llegado Jesús a la región de Cesárea de Filipo, hizo esta pregunta a sus  discípulos: "¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?" Ellos dijeron: "Unos, que Juan el Bautista, otros, que Elías, otros, que Jeremías o uno de los profetas." “Díceles Él: y vosotros ¿quién decís que soy yo?"

Simón Pedro contestó: Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo"

Replicando Jesús dijo: "Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

 “Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del Reino de los Cielos y lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos” (Mateo 16, 13-20).

Por lo tanto, la infalibilidad papal no quiere decir que el Papa sea inmune al pecado y que no se equivoque. Hay ejemplos de fallas, equivocaciones y hasta de pecados por parte de los papas: el mismo San Pedro, el primer Papa, negó tres veces conocer a Jesucristo, es obvio que en ese momento no habló “ex cathedra”, más bien actuó cobardemente pero se arrepintió. El Evangelio dice:
“Entonces, vuelto el Señor, miró a Pedro: y Pedro se acordó de la palabra del Señor como le había dicho: antes que el gallo cante, me negarás tres veces. Y saliendo fuera Pedro, lloró amargamente” (Lucas 22:60,61).

Es de notar que San Pedro reparó las tres negaciones y hasta derramó su sangre por la fe en Jesucristo:

 “Cuando terminaron de comer, Jesús le preguntó a Simón Pedro:   —Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?  —Sí, Señor, tú sabes que te quiero —contestó Pedro.  —Apacienta mis corderos —le dijo Jesús. 16 Y volvió a preguntarle: —Simón, hijo de Juan, ¿me amas?  —Sí, Señor, tú sabes que te quiero.  —Cuida de mis ovejas. 17 Por tercera vez Jesús le preguntó:   —Simón, hijo de Juan, ¿me amas?  A Pedro le dolió que por tercera vez Jesús le hubiera preguntado: « ¿Me quieres?» Así que le dijo: —Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero. Jesús le dijo—” —“Apacienta mis ovejas”.
En verdad cuando eras más joven, te ceñías, e ibas a donde querías; más cuando ya seas viejo, extenderás tus manos, y te ceñirá otro, y te llevará a donde no quieras.
Esto dijo, dando a entender con qué muerte había de glorificar a Dios. Y dicho esto, añadió: Sígueme”. (Juan 21, 15-19).

En efecto, el emperador Nerón había mandado a incendiar Roma con el fin de componerle unos versos pero al ver las consecuencias políticas negativas que le podía causar dicho incendio, no se le ocurrió otra cosa que echarles la culpa a los cristianos y en consecuencia, desató una feroz persecución contra los cristianos.

Ante tal circunstancia, San Pedro se asusta y decide abandonar Roma, y es el caso que huyendo se le aparece Jesucristo, al verlo San Pedro le pregunta: “¿Quo Vadis Domine?”, “¿a dónde vas Señor”? y este le contesta: “voy a Roma a que me crucifiquen otra vez”.

Y en consecuencia San Pedro decide volver, y en efecto, lo crucifican.

La tradición dice que pidió que lo crucificaran boca abajo como en efecto hicieron ya que no se consideraba digno de morir de la misma forma que su Dios, Maestro y Señor.

8- Veremos dos ejemplos, en cuanto a las equivocaciones de los papas, es decir, cuando no es falible, cuando no habla “ex cátedra”,

El Dr. Arturo Uslar Pietri en su libro “Valores Humanos”, cuando habla de Santa Juana de Arco, afirma que si el Papa hubiera intervenido, Santa Juana de Arco no hubiera sido quemada viva. De acuerdo con esto, el Papa pudo haber cometido un error de omisión.

Otro ejemplo:

Hace más de 200 años, el rey de España presiona al para entonces Papa Pio VII, para que escribiera una encíclica contra la independencia de los pueblos latinoamericanos como en efecto escribió. Esto ha podido haber sido un error pero lo que es obvio es que en este tipo de cosas no hay infalibilidad papal. Si Simón Bolívar, Antonio José de Sucre, José Antonio Páez y Rafael Urdaneta en Venezuela, José de San Martín en Chile y Argentina, José Martí en Cuba y demás libertadores, hubieran tomado dicha encíclica como algo propio de la infabilidad papal, no nos hubiéramos independizado de España, aún seríamos colonias españolas.

9- En torno a Pio XII se ha creado una leyenda negra, como  por ejemplo, hay quien dice en clara alusión a Pio XII, que “durante la Segunda Guerra Mundial, la gran mayoría de los cristianos nos quedamos callados ante el asesinato de más de seis millones de seres humanos –mayormente hermanos judíos– que fueron víctimas de otro dictador asesino. Son hechos de la historia que no podemos ignorar” y por ejemplo, que hubo una supuesta alcahuetería de Pio XII con el genocida y antisemita régimen de Adolfo Hitler, inclinado, como erróneamente y sesgadamente, lo narra el escritor John Cornwell, en su libro titulado “El Papa de Hitler”. 

Dado que muchos amigos, me han recomendado que corte los artículos y que en vez de hacer uno largo, haga dos cortos, me comprometo a que en un nuevo envío, desmontemos dicha injusta e infundada leyenda negra. Si Dios me da vida y salud, lo haré en un futuro cercano. Si así fuere, pondremos quién y por qué inventó dicha leyenda negra.

Lo único que diremos ahorita, que fue Stalin, el que inventó dicha leyenda negra, ya explicaremos por qué y cómo. Gracias a Dios, dicha leyenda negra, se ha ido desmontado poco a poco. Una de las pruebas de dicho desmonte es que Pio XII ya es venerable, y que el carismático, simpático y muy querido papa Francisco, a quien algunos llaman “el Papa Pancho”, haya dicho lo siguiente:

“Me preocupa… la figura de Pío XII, el papa que lideró la Iglesia durante la Segunda Guerra Mundial. Al pobre Pío XII le han tirado encima de todo. Pero hay que recordar que antes se lo veía como el gran defensor de los judíos. Escondió a muchos en los conventos de Roma y de otras ciudades italianas, y también en la residencia estival de Castel Gandolfo. Allí, en la habitación del Papa, en su propia cama, nacieron 42 nenes, hijos de los judíos y otros perseguidos allí refugiados…

Su papel hay que leerlo según el contexto de la época… También quiero decir que a veces me da un poco de urticaria existencial cuando veo que todos se la toman contra la Iglesia y Pío XII, y se olvidan de las grandes potencias. ¿Sabe usted que conocían perfectamente la red ferroviaria de los nazis para llevar a los judíos a los campos de concentración? Tenían las fotos. Pero no bombardearon esas vías de tren. ¿Por qué? Sería bueno que habláramos de todo un poquito” (entrevista reciente al diario La Vanguardia. El Vaticano).

(El papa Francisco, en un momento de la entrevista con 'La Vanguardia' en El Vaticano. Yael Kehat. Henrique Cymerman | Vaticano. Enviado especial).



No olvidemos que el Papa Francisco, es el principal líder moral del mundo actual, reconocido así, por muchos católicos y no católicos, y hasta por no simpatizantes de la Iglesia 

De esta entrevista y más, hablaremos en la segunda parte de este trabajo.

 
Luis Alberto Machado Sanz
machadosanz@gmail.com
@caballitonoble 







EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, SIN COMUNISMO UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE, ESTO NO PUEDE CONTINUAR, DESCENTRALIZAR, DESPOLARIZAR, RECONCILIAR, DEMOCRACIA PARLAMENTARIA, LIBERTARIO ACTUALIDAD NACIONAL, VENEZUELA, NOTICIAS, ENCUESTAS, ACTUALIDAD INTERNACIONAL,

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Comentario: Firmar con su correo electrónico debajo del texto de su comentario para mantener contacto con usted. Los anónimos no serán aceptados. Serán borrados los comentarios que escondan publicidad spam. Los comentarios que no firmen autoría serán borrados.