BIENVENIDOS AMIGOS PUES OTRA VENEZUELA ES POSIBLE. LUCHEMOS POR LA DEMOCRACIA LIBERAL

LA LIBERTAD, SANCHO, ES UNO DE LOS MÁS PRECIOSOS DONES QUE A LOS HOMBRES DIERON LOS CIELOS; CON ELLA NO PUEDEN IGUALARSE LOS TESOROS QUE ENCIERRAN LA TIERRA Y EL MAR: POR LA LIBERTAD, ASÍ COMO POR LA HONRA, SE PUEDE Y DEBE AVENTURAR LA VIDA. (MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA) ¡VENEZUELA SOMOS TODOS! NO DEFENDEMOS POSICIONES PARTIDISTAS. ESTAMOS CON LA AUTENTICA UNIDAD DE LA ALTERNATIVA DEMOCRATICA

lunes, 21 de septiembre de 2015

RICARDO VALENZUELA, SOCIEDAD DIABÓLICA, REFLEXIONES LIBERTARIAS, DESDE MÉXICO

Al inicio del siglo sobre el cual ahora cabalgamos, muchos amantes de la libertad nos sentíamos optimistas ante las señales que presagiaban un mundo caminando hacia lo que Reagan llamara, la "ciudad brillante," cuando sorpresivamente surgían lideres para abrazar el verdadero liberalismo. Aquel liberalismo que parieran las mentes de John Locke, Adam Smith, Federico Bastiat, la escuela de Salamanca. El liberalismo que provocara La revolución industrial construyendo lo que ahora conocemos como pies prósperos y poderosos portando sociedades civiles robustas e independientes.

Pero en América Latina en general, y en especial en México, el sueño poco a poco se fue desvaneciendo cuando los nuevos líderes, luego de tomar las riendas del poder, mostraban su verdadero juego de tantas complicidades que, ante la decepción de tantos, se bautizara como "Neoliberalismo. " A la raza se le daba atole con el dedo con recetas como Solidaridad mientras que, los nuevos monarcas se repartían los activos estatales.

En ocasiones anteriores ya hemos analizado cómo el pacto de Calles de 1929, de una forma artera, fijara como uno de sus principales objetivos evitar el nacimiento y desarrollo de una sociedad civil fuerte e independiente.

Los resultados los tenemos a la vista con una serie de sectores domesticados y totalmente dependientes del partido en el poder; el sector obrero, campesino, popular etc. Sin embargo, un sector del que casi no se habla y, en mi opinión, el más perjudicial para el país, es el de los empresarios dependientes de las marañas gubernamentales de corrupción. Empresarios que pasan más tiempo haciendo antesala en las oficinas del poder político, que en las suyas propias.

En esta época que nos ha tocado vivir, el comunismo duro ha muerto antes de lo predicho por Kissinger, sin embargo, todavía prevalece el heredero de tal aberración, el sistema que ha regido a nuestro país durante todo el siglo pasado y continua hasta la fecha; el estatismo. Es ahora el estatismo el que se bate con la otra ideología sobreviviente por lograr la conquista de las mentes de los hombres del tercer milenio, las repúblicas liberales que pretenden poner la libertad en manos de la sociedad civil. La responsabilidad individual del hombre para buscar el bienestar suyo y de su familia, sin que alguien más se lo ofrezca en charola de plata, a cambio de su dignidad y libertad.

Una posición inicia y termina con el Estado. Es la sociedad estatista en la que el gobierno regula y controla la mayoría de las relaciones de la sociedad, cuando esa sociedad lo identifica como el amo. La otra posición inicia y termina con el individuo. Es la sociedad civil a través de la cual la gente se autorganiza en asociaciones voluntarias y de intercambio en un mercado libre de las garras de los gobiernos. La sociedad estatista promete la felicidad a cambio de una buena parte de la libertad y, sobre todo, de la dignidad. La sociedad civil de alguna forma garantiza la libertad para elegir y actuar. La felicidad es responsabilidad de cada individuo.

Tal vez pudiéramos entender el impulso estatista de los miembros de la sociedad que no tienen educación,  los enfermos, los incapacitados, los desesperados. Pero, ¿por qué el empresario decide ceder su capital más importante, su libertad? El empresario estatista sin embargo, no es quien estableció las reglas, simplemente las sigue. El no pregunta por qué el gobierno tiene todas las cartas; él solo acepta la mano que le dan. Para jugarla conservadoramente, el empresario burócrata simplemente le sigue el juego al gobierno, sin importarle la distorsión que causa en los mercados.

El empresario estatista, al unir fuerzas con el gobierno en lugar de luchar en contra de un estado activista, se convierte en parte muy importante del problema. Se le usa como argumento en contra del capitalismo, siendo que nada tienen de capitalistas. Ese empresario dócil y pegado a la ubre gubernamental, es sin duda la causa del gran desprestigio que el capitalismo y los mercados han sufrido en muchas partes del mundo. Este tipo de hombre es alérgico a la incertidumbre de los mercados, al riesgo natural de los negocios. Lo que ellos buscan es que el gobierno les garantice seguridad sin riesgo, la oportunidad de triunfar sin la posibilidad de fracasar.

El gran economista Gordon Tullock describe la operación de esa sociedad, Estado y empresarios, como “rentismo” en la cual, al igual que en la época feudal el monarca otorgaba ciertas concesiones a los señores feudales para convertirse en los proveedores de ciertos productos, pero como concesionarios únicos y sin competencia, garantizaba de esa forma en lugar de utilidades normales y naturales en una operación de mercado, una renta segura y obviamente más jugosa, la cual luego repartían de la forma arreglada y pactada.

En México el zenit de ese capitalismo estatista sin duda se presentó cuando a principios de los 90s, el entonces presidente Salinas promovió la reunión de los 30 “empresarios” para solicitarles un donativo de $15, 000,000 de dólares per cápita para el partido. Después de que todos habían aceptado el aportar tal cantidad, Emilio Azcárraga, el entonces Presidente de Televisa, tuvo un arranque de generosidad afirmando que, como a él le había ido muy bien en ese sexenio, el doblaba su aportación a $30, 000,000 de dólares. Obviamente después de las aportaciones deben de haber seguido las peticiones; concesiones, subsidios, cierres de la frontera, precios de garantía etc., distorsionando de la forma más cruel la función natural de los mercados; los mejores productos, a los mejores precios.

Domingo Cavallo ex secretario de Economía de Argentina en una ocasión afirmó: “Cada peso es un contrato entre el gobierno y el poseedor de ese peso. Ese contrato garantiza que cada peso, como una unidad de valor por el cual su poseedor ha trabajado arduamente, valdrá lo mismo hoy que mañana. Si el gobierno no respeta ese contrato, está quebrantando la ley. El único papel del gobierno en la economía debe ser el de garantizar la integridad de las transacciones del mercado.”

Sin embargo, desde el invento de Roosevelt “The new deal,” los gobiernos empezaron su invasión en todos los ámbitos de la sociedad a la que supuestamente deben servir. En el caso de México la constitución socialista que nos ha regido por casi 100 años, lo dice de una manera muy clara; “el estado debe ser el rector de la economía del país.” Esa rectoría le ha dado también la autoridad de establecer sus pactos diabólicos con esos empresarios estatistas que han venido a distorsionar la función de una verdadera economía de mercado. Han también desprestigiado la verdadera función empresarial y, de una forma muy especial, el concepto de capitalismo y sus mercados libres.

Es hora de que los mexicanos desmantelemos ese esquema en el cual una pequeña parte de la pirámide social, funciona bajo ese “capitalismo de estado,” mientras que la inmensa mayoría vive el socialismo de los pobres. Es hora de terminar con esa sociedad diabólica.

Ricardo Valenzuela
chero@reflexioneslibertarias.com
chero13704@gmail.com
@elchero

EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, SIN COMUNISMO UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE, ESTO NO PUEDE CONTINUAR, TERCERA VIA, DESCENTRALIZAR, DESPOLARIZAR, RECONCILIAR, DEMOCRACIA PARLAMENTARIA, LIBERTARIO ACTUALIDAD NACIONAL, VENEZUELA, NOTICIAS, ENCUESTAS, ACTUALIDAD INTERNACIONAL,

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Comentario: Firmar con su correo electrónico debajo del texto de su comentario para mantener contacto con usted. Los anónimos no serán aceptados. Serán borrados los comentarios que escondan publicidad spam. Los comentarios que no firmen autoría serán borrados.