BIENVENIDOS AMIGOS PUES OTRA VENEZUELA ES POSIBLE. LUCHEMOS POR LA DEMOCRACIA LIBERAL

LA LIBERTAD, SANCHO, ES UNO DE LOS MÁS PRECIOSOS DONES QUE A LOS HOMBRES DIERON LOS CIELOS; CON ELLA NO PUEDEN IGUALARSE LOS TESOROS QUE ENCIERRAN LA TIERRA Y EL MAR: POR LA LIBERTAD, ASÍ COMO POR LA HONRA, SE PUEDE Y DEBE AVENTURAR LA VIDA. (MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA) ¡VENEZUELA SOMOS TODOS! NO DEFENDEMOS POSICIONES PARTIDISTAS. ESTAMOS CON LA AUTENTICA UNIDAD DE LA ALTERNATIVA DEMOCRATICA

viernes, 25 de septiembre de 2015

LUIS MARIN, LAS FRONTERAS DEL MAL

Es inevitable hacer un paralelismo entre la crisis de la frontera colombo-cubazolana y la de refugiados en Europa por coincidencia no solo temporal sino política y militar, pues evidentemente han sido provocadas por conflictos internos que gravitan en los vecinos.

Ni siquiera Juan Manuel Santos ni el Departamento de Estado serían capaces de ignorar que aquí la crisis es un mecanismo de presión sobre Colombia para conseguir mayores concesiones a favor de las FARC, rompiendo el estancamiento de las “negociaciones de paz” en La Habana.

De inmediato se advierte que la crisis en Europa también ha sido provocada, esta vez por el terrorismo desenfrenado de ISIS, la respuesta no menos desaforada de Bashar al Assad, en un ámbito de vacío generado por el retiro de las fuerzas aliadas de Irak.

Si la corrección de una política se mide por sus resultados ya podrían evaluarse los de la Administración Obama en Medioriente, en particular sus pactos para la destrucción de las armas químicas “declaradas” del régimen sirio y el del programa nuclear iraní, mucho más inquietante en vista de las consecuencias del primero.

En relación a Cubazuela los resultados no pueden ser más desalentadores, considerando que el plan de normalización de las relaciones con Castro continúa a contrapelo de toda evidencia de que la corriente va en dirección contraria, como en la frontera.

La doctrina de “la guerra de todo el pueblo” iniciada por Mao y llevada a sus últimas consecuencias por Vo Nguyen Giap en Vietnam, es la que se enseña en las academias militares de Cuba, especialmente en las de “solidaridad con los pueblos” donde se entrenan guerrilleros de la Tricontinental, esto es, Asia, África y Américalatina.

La primera frontera que se rompe en este nuevo tipo de confrontación política de masas contra los ejércitos tecnológicamente insuperables del “imperialismo” es el tradicional límite de separación entre combatientes y no-combatientes.

La población civil que para la doctrina militar clásica estaba fuera del campo de batalla, ahora está en el mero centro, mejor dicho, es el campo de batalla.

Probablemente la incorporación del pueblo al esfuerzo bélico comenzó en la Segunda Guerra Mundial, no sólo por el énfasis en la construcción (y destrucción) del complejo industrial militar, los medios de transporte como el ferrocarril, etcétera; sino por la instrumentalización de la población civil misma.

Una anécdota atribuida a Winston Churchill lo presenta recibiendo un informe según el cual miles de refugiados por los bombardeos de ciudades alemanas estaban atestando las carreteras, quizás para llamar su atención sobre una posible crisis humanitaria (si eso hubiera sido importante entonces). La sorprendente respuesta de Churchill habría sido: “¡Estupendo! Esa gente dificultará el desplazamiento de las tropas de Hitler”.

Al margen del cinismo que proverbialmente se le atribuye a Churchill, una frase como esta abre una nueva época en la concepción de la guerra y del papel de la población civil en ella, no solo como afectada pasiva, sino como instrumento agresivo.

Los aviones cargados de pasajeros estrellados por los extremistas islámicos contra las torres gemelas de Nueva York apuntan hacia esa absoluta indiferencia por la suerte de personas inocentes en esta contienda global, más bien a su negación, que rezaría así: “Nadie es inocente. El pueblo es un arma y la vamos a utilizar, sin miramientos”.

La nueva alianza de comunistas, nazis y fundamentalistas islámicos no tiene límites en su política de poder. Los nuevos califas no son menos crueles que los antiguos y su objetivo final sigue siendo el mismo, la supremacía mundial.

El mal absoluto no conoce fronteras.

Luis Marin
lumarinre@gmail.com
@lumarinre

EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, SIN COMUNISMO UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE, ESTO NO PUEDE CONTINUAR, TERCERA VIA, DESCENTRALIZAR, DESPOLARIZAR, RECONCILIAR, DEMOCRACIA PARLAMENTARIA, LIBERTARIO ACTUALIDAD NACIONAL, VENEZUELA, NOTICIAS, ENCUESTAS, ACTUALIDAD INTERNACIONAL,

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Comentario: Firmar con su correo electrónico debajo del texto de su comentario para mantener contacto con usted. Los anónimos no serán aceptados. Serán borrados los comentarios que escondan publicidad spam. Los comentarios que no firmen autoría serán borrados.