BIENVENIDOS AMIGOS PUES OTRA VENEZUELA ES POSIBLE. LUCHEMOS POR LA DEMOCRACIA LIBERAL

LA LIBERTAD, SANCHO, ES UNO DE LOS MÁS PRECIOSOS DONES QUE A LOS HOMBRES DIERON LOS CIELOS; CON ELLA NO PUEDEN IGUALARSE LOS TESOROS QUE ENCIERRAN LA TIERRA Y EL MAR: POR LA LIBERTAD, ASÍ COMO POR LA HONRA, SE PUEDE Y DEBE AVENTURAR LA VIDA. (MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA) ¡VENEZUELA SOMOS TODOS! NO DEFENDEMOS POSICIONES PARTIDISTAS. ESTAMOS CON LA AUTENTICA UNIDAD DE LA ALTERNATIVA DEMOCRATICA

martes, 29 de septiembre de 2015

LUIS FUENMAYOR TORO, TETAS PARA TODOS

Nunca estaré del lado de Colombia en conflictos con mi país. Su oligarquía y sus gobiernos nos han quitado mucho territorio históricamente, se han aprovechado de circunstancias internacionales para despojarnos y siempre han salido gananciosos en sus enfrentamientos con nuestros gobernantes, hayan sido civiles o militares, electos o impuestos, “revolucionarios” o conservadores. Mientras nuestros vecinos, que no hermanos, han tenido muy clara la importancia de su integridad territorial y de la expansión de su geografía, nuestros gobiernos, clases sociales dominantes y sus partidos, han sido muy condescendientes y desprendidos en relación a la posesión del territorio, que una vez perteneciera a la Capitanía General de Venezuela.

Incluso, el Partido Comunista ha mantenido la tesis de que un pedazo de tierra no es suficiente para el enfrentamiento fratricida, por lo que es mejor dejarlo en manos de nuestros “hermanos”. Hasta Alí Primera lo dijo poéticamente en una canción: “Ese pedazo de tierra no alcanzará para enterrar nuestros muertos”. De allí, la nula participación del PCV en los reclamos territoriales y su estrecha relación con las FARC, a quienes considera un ejército libertador bolivariano, como si estuviéramos en la primera mitad del siglo XIX, cuya presencia en nuestro territorio es normal, lógica y deseada. Curiosa coincidencia del PCV en su desinterés con nuestros oligarcas, que se dan por bien servidos si sus similares colombianos los incorporan en una parte de sus negocios.
Las mismas concepciones y afectos han movido al gobierno chavecista todos estos años. Son nuestros hermanos, circulan libremente por la frontera, los cedulamos para que voten en nuestras elecciones, tenemos 6 millones (20 por ciento de la población) viviendo en nuestro territorio y controlando nuestros barrios, sus guerrilleros acampan en nuestro suelo y controlan pueblos y ciudades, así como el tráfico del oro y el coltán, para no hablar de narcotráfico y del resto del contrabando. Y aquí… Todo el mundo contento. Los políticos empeñados en ganar sus elecciones y seguir chupando de las tetas nacionales: petrolera, minera, cambiaria, importadora, contrabandista, comisionista, etc. Y hay para todos, incluyendo a los revolucionarios de las FARC y el ELN.
Con este escenario y una práctica de siglos es imposible creer en deportaciones masivas, que no llegan al 0,1 por ciento de los ilegales existentes. Enfrentar a los paramilitares y olvidar a los principales (FARC y ELN) es otra gran farsa; y sin enfrentarlos no hay lucha real contra el contrabando de alimentos y bienes subsidiados. Farsas y mentiras allá y acá, que ocultan los objetivos verdaderos, que en sus últimas fases se desarrollaban con dificultad en Cuba, pero que de repente avanzaron vertiginosamente para complacencia de EEUU, el Papa, Santos, Timochenko, Cuba y el Gobierno venezolano.   
Luis Fuenmayor Toro
lft3003@gmail.com
@LFuenmayorToro

EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, SIN COMUNISMO UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE, ESTO NO PUEDE CONTINUAR, TERCERA VIA, DESCENTRALIZAR, DESPOLARIZAR, RECONCILIAR, DEMOCRACIA PARLAMENTARIA, LIBERTARIO ACTUALIDAD NACIONAL, VENEZUELA, NOTICIAS, ENCUESTAS, ACTUALIDAD INTERNACIONAL,

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Comentario: Firmar con su correo electrónico debajo del texto de su comentario para mantener contacto con usted. Los anónimos no serán aceptados. Serán borrados los comentarios que escondan publicidad spam. Los comentarios que no firmen autoría serán borrados.