BIENVENIDOS AMIGOS PUES OTRA VENEZUELA ES POSIBLE. LUCHEMOS POR LA DEMOCRACIA LIBERAL

LA LIBERTAD, SANCHO, ES UNO DE LOS MÁS PRECIOSOS DONES QUE A LOS HOMBRES DIERON LOS CIELOS; CON ELLA NO PUEDEN IGUALARSE LOS TESOROS QUE ENCIERRAN LA TIERRA Y EL MAR: POR LA LIBERTAD, ASÍ COMO POR LA HONRA, SE PUEDE Y DEBE AVENTURAR LA VIDA. (MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA) ¡VENEZUELA SOMOS TODOS! NO DEFENDEMOS POSICIONES PARTIDISTAS. ESTAMOS CON LA AUTENTICA UNIDAD DE LA ALTERNATIVA DEMOCRATICA

miércoles, 23 de septiembre de 2015

HUMBERTO SEIJAS PITTALUGA, EL CONCEPTO BOLIVARIANO DE LA JUSTICIA

Primero que todo, una aclaratoria: el título está referido a Bolívar y su alta percepción de cómo debe ser entendido el ejercicio de la juricidad; no a ese travestismo que desde hace dieciséis largos años ha estado arropándose con ese atributo, pero haciendo todo lo contrario a lo que predicaba el Libertador.  Son, sin lugar dudas, más bolivistas que bolivarianos.  Hecha la aclaratoria, entremos en materia. 
La mayor desgracia que ha ocurrido durante estos primeros años del siglo XXI en Venezuela —aparte de haber escogido dos ignorantes, sectarios, vengativos, que no supieron escoger sus ministros— es tener un Poder Judicial en el cual la mayoría de los jueces desconoce el derecho, cuida mucho su chamba, es venal y no se atreve a dictar sentencia sin haber recibido una orden o una aquiescencia del Ejecutivo.  Y, para más desgracia, los pocos que saben de derecho no lo ponen al servicio de la Ley, ni de la justicia, sino que se afincan en contra del débil jurídico.  Eso sí, siempre que este sea un miembro de la oposición.  Porque si es un copartidario de ellos, no hay sentencia condenatoria y, cuando mucho, les dirán en alta voz: “no lo vuelvas a hacer”.  Y luego, sotto voce agregan “a menos que me lleves de socio”.

Para esos jueces, casi todos sin tener la titularidad del cargo —otro instrumento para tenerlos sometidos— reseño algunas de las ocasiones en las que don Simón expresó el alto concepto que tenía de la justicia.  Hago reconocimiento expreso a don Miguel Hurtado Leña, uno de mis lectores, por haberme hecho llegar un escrito suyo en el cual abundan las explicaciones de como los “pensamientos de El Libertador, —en su mayoría convicciones cívicas y éticas— ponen en evidencia las contradicciones que existen entre el auténtico ideario bolivariano y la manera de gobernar, de hablar y de actuar” de los mangantes de ahora, quienes parecen “cada día más— todo lo contrario de lo que pensaba Bolívar (…) cuya preocupación constante fue “por la correcta administración de la justicia como el instrumento básico para preservar la libertad del individuo y la única garantía de los derechos ciudadanos consagrados en la constitución y en las leyes”.  Muchas de las citas que emplearé fueron sugeridas por el señor Hurtado.

Fue en un discurso pronunciado en Bogotá, en 1815, en ocasión de la incorporación de Cundinamarca a las Provincia Unidas, que Bolívar propuso como prioridad: “…el establecimiento de tribunales supremos, que (…) sometiéndose ciegamente a ellas en la distribución de la justicia, aseguren el honor, la vida y la fortuna de los ciudadanos. (…) La justicia es la reina de las virtudes republicanas y con ella se sostienen la libertad y la igualdad”.  Luego, en 1817, siendo fiel a esta idea, en Angostura instauró una Alta Corte de Justicia porque estaba convencido de que esta era “la primera necesidad de la república,” ya que, a través de ella:
“…quedarán a cubierto los derechos de todos, y las propiedades, la inocencia y los méritos de los ciudadanos no serán hollados por la arbitrariedad de ningún jefe militar o civil, y ni aún del jefe supremo.  El poder judiciario de la Alta Corte de Justicia goza de toda la independencia que le concede la Constitución Federal de la República de Venezuela”.  Estoy seguro que ninguno de los jueces del horror, comenzando por la reina del Botox y terminando con la candidata a cónsul en Chile —cuyo nombramiento (si tuviésemos un gobierno serio y lo hubiese interiorizado) debiera ser abortado lo más pronto posible— no hubiese tanto preso inocente por expresar su pensamiento.

Después, en su discurso en Angostura Bolívar propuso: “Que los tribunales sean reforzados por la estabilidad y la independencia de los jueces; por el establecimiento de jurados; de Códigos civiles y criminales (…) dictados por la voz de la naturaleza, por el grito de la Justicia y por el genio de la Sabiduría”.  Eso tampoco lo acatan ni los magistrados ni los legisladores.  Quienes parecieran que están ahí solo para aprobar más y más créditos adicionales al gobierno.  Porque la función contralora está ausente del Palacio Federal; y la de elaborar leyes se la regalaron tanto al pitecántropo barinés como al ilegítimo ensañado con sus paisanos de allende el río Táchira.  De ocuparse de lo que en verdad les compete, en el Código Penal vigente no hubiese tantos artículos que penalizan los derechos de opinión y de manifestación.  Somos, para vergüenza nacional, uno de los pocos países en el mundo que todavía mantiene tal tipología delictual.  Todo, para complacer al manganzón de turno en Miraflores.  Con toda razón, don Miguel nos hace recordar que, alguna vez, la Fosforito exclamó: “somos la mayoría y, por lo tanto, podemos hacer lo que nos dé la gana”.  Me imagino que en ese momento, su diploma de abogada se cayó del clavito en la pared y se hizo añicos…

Cito a Hurtado nuevamente: “Era tal la convicción de Bolívar del respeto que se debía tener por la independencia de los jueces que, aún en los asuntos personales suyos, practicó y dejó sentado este principio (…) Cuando su hermana María Antonia, en 1825, lo instó a que escribiese desde su alto sitial al juez que seguía la causa en un pleito que la familia Bolívar sostenía (…) Bolívar le respondió desde Lima: ‘Yo no escribiré a ningún juez (…) por más que tú te empeñes.  No quiero exceder los límites de mis derechos, que, por lo mismo que mi situación es elevada, aquellos son más estrechos.  La suerte me ha colocado en el ápice del poder; pero no quiero tener otros derechos que los del más simple ciudadano.  Que se haga justicia y que esta se imparta si la tengo. Si no la tengo, recibiré tranquilo el fallo de los tribunales’”.  ¡Guaaao!  ¿Qué pensarán de esto tantos jerarcas del régimen que llaman a a jueces para favorecer a un pariente o a un copartidario?  Recientemente, han aparecido altos funcionarios con matutes de productos de primera necesidad, acaparados para enviarlos al “vecino país”.  Uno de ellos se hizo famoso por retratarse con dos machetes en las manos para “defender la revolución”.  ¡Ja!  Más cerca aún en el tiempo supimos de un malandro que utilizó la camioneta oficial de su mamá para robar, junto con otros compinches, una casa de familia.  Nos gustaría sobremanera poder leer en las noticias las sentencias que les sean impuestas.  Pero lo pongo en duda; son copartidarios del PUS.

Remato con otra afortunada concepción de don Simón: “De ordinario el Ejecutivo no es más que el depositario de la cosa pública (…) El Poder Judicial contiene la medida del bien y del mal de los ciudadanos; y si hay libertad, si hay justicia en la República, son distribuidas por este poder. Poco importa a veces la organización política, con tal que la civil sea perfecta; que las leyes se cumplan religiosamente y se tengan por inexorables como el destino.” 

Humberto Seijas Pittaluga
hacheseijaspe@gmail.com
@seijaspitt

EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, SIN COMUNISMO UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE, ESTO NO PUEDE CONTINUAR, TERCERA VIA, DESCENTRALIZAR, DESPOLARIZAR, RECONCILIAR, DEMOCRACIA PARLAMENTARIA, LIBERTARIO ACTUALIDAD NACIONAL, VENEZUELA, NOTICIAS, ENCUESTAS, ACTUALIDAD INTERNACIONAL,

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Comentario: Firmar con su correo electrónico debajo del texto de su comentario para mantener contacto con usted. Los anónimos no serán aceptados. Serán borrados los comentarios que escondan publicidad spam. Los comentarios que no firmen autoría serán borrados.