BIENVENIDOS AMIGOS PUES OTRA VENEZUELA ES POSIBLE. LUCHEMOS POR LA DEMOCRACIA LIBERAL

LA LIBERTAD, SANCHO, ES UNO DE LOS MÁS PRECIOSOS DONES QUE A LOS HOMBRES DIERON LOS CIELOS; CON ELLA NO PUEDEN IGUALARSE LOS TESOROS QUE ENCIERRAN LA TIERRA Y EL MAR: POR LA LIBERTAD, ASÍ COMO POR LA HONRA, SE PUEDE Y DEBE AVENTURAR LA VIDA. (MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA) ¡VENEZUELA SOMOS TODOS! NO DEFENDEMOS POSICIONES PARTIDISTAS. ESTAMOS CON LA AUTENTICA UNIDAD DE LA ALTERNATIVA DEMOCRATICA

lunes, 5 de octubre de 2015

ANTONIO JOSÉ MONAGAS, VIVIR MURIENDO…

La actual crisis de Estado, es expresión del rotundo fracaso de un modelo político-económico que el régimen populista y demagogo ha pretendido instaurar en el marco de una gestión de gobierno ineficiente y corrupta.

A decir de los poetas, cada día se va de las manos de quienes poco o nada entienden que vivir es recordarse. Bien lo escribió Gottfried Benn, poeta y ensayista alemán, “vivir es echar puentes sobre los ríos que pasan”. Es decir, venciendo las adversidades. Y precisamente, la muerte es una de ellas. Al respecto, la lógica explica que es propio morir cuando está viviéndose ya que la muerte es propia en los seres vivos. Aunque lo que vive se opone siempre a lo que muere. No obstante, el concepto de vida, según el inglés y filósofo de la política, Thomas Hobbes, es relativo ya que vivir es más que existir. Es un único acontecimiento. Es un problema de subsistencia entre individuos con apetencias propias y legítimas muchas de las cuales son infundadamente valoradas en aras de los intereses y necesidades de cada quien. Así Hobbes explicó que “la vida es un perpetuo movimiento que si no puede progresar en línea recta, se desenvuelve en círculo”.

Sin embargo, tal adagio pareciera pecar de idealista por cuanto la vida adquiere una dinámica tan particular que gráficamente no representaría necesariamente un círculo o alguna figura que evidencie continuidad en su trazado o desarrollo. La actualidad está caracterizada por tiempos tan móviles, ásperos, lúgubres, plácidos y, desde luego, injusto e inciertos, que ni siquiera el espacio tiene cabida en su contenido. El tiempo es tan cambiante, que su movilidad no acepta otra cosa distinta que su esencia. Por eso se dice que lo único estable es el cambio que opera en el tiempo.

En política, esta acepción no sólo es infalible. También es intrigante, agorera y calamitosa. Es así toda vez que la política actúa solapadamente cuando las condiciones lo permiten. Más, cuando lucen favorables al hecho de crear el engaño necesario bajo el cual se procuran inducir las circunstancias para someterlo al influjo de las ideologías dominantes. El caso venezolano es patético ejemplo de la situación que la explicación anterior asoma. La vigente crisis de Estado, calificada de integral por sus manifestaciones en todos los órdenes, es expresión del rotundo fracaso de un modelo político-económico que el régimen populista y demagogo ha pretendido instaurar en el marco de una gestión de gobierno ineficiente y corrupta. En consecuencia, hizo que se exacerbaran males acumulados. Y al mismo tiempo, que se generaran nuevos problemas que agravaron más aún las realidades.

Ahora la estructura social, política y económica del país, pasó a ser resultante de un proceso histórico de infaustas acumulaciones y aciagas distorsiones que, a lo largo del recorrido del siglo XXI, coadyuvaron a concentrar la riqueza y el poder en las pocas y largas manos de agentes políticos actuando en nombre de una vulgar revolución bolivariana.  A tal extremo llegaron sus efectos que hasta los más legitimados derechos humanos, se han visto amenazados y vapuleados por la coerción de la administración trastornada de gobierno.

Derechos asociados a la vida, la salud, al trabajo, a las libertades de comunicación, información, pensamiento  y de expresión, entre otros, son burlados por personeros que toman decisiones desde instancias superiores del Estado venezolano. Inclusive, el derecho a la libertad de conciencia se ha visto conculcado por intimidaciones de grosero sentido y contenido. Dada la indolencia que define al gobernante, su gestión ha visto con indiferencia la mengua de distintos problemas. Concretamente, del sector salud. Olvidó priorizar “la promoción de la salud y prevención de enfermedades” al dejar de garantizar un tratamiento oportuno, tanto como la rehabilitación de calidad que requiere la prestación de tan fundamentales servicios. Relegó su deber de otorgar un “presupuesto que permita cumplir con los objetivos de la política sanitaria” (Léase artículos 83, 84 y 85 Constitución de Venezuela)

Al presente, la salud del venezolano se convirtió en razón de tragedia pues la situación complicó el control de graves enfermedades. De hecho, la escasez de medicamentos e insumos quirúrgicos, o su desaparición del mercado farmacéutico, ha llevado a que la resignación se asuma como criterio de fortaleza ante la impotencia que causa una escabrosa realidad donde la muerte se torna ávida de vida. Ante ello, los médicos viven un conflicto ético por culpa de la incapacidad administrativa gubernamental para proveer con suficiencia a los establecimientos de salud de acuerdo a necesidades declaradas y comprobadas. Sólo les queda acompañar al paciente a morir. Ahora el venezolano debe aceptar que sin inventarios médico-quirúrgico y farmacológicos, sólo queda resignarse a vivir muriendo…

VENTANA DE PAPEL

A PUNTA DE MORDAZA

Cualquier venezolano con básico sentido común, podrá preguntarse por la indolencia de un país cuyas instituciones universitarias, se ven cada vez más debilitadas. Desde luego, están siendo magulladas por la acción tiránica y legalizada de un gobierno que intenta controlarlas para hacer de ellas burdos “cuarteles académicos”. Aún así, no hay una reacción nacional que asome un amplio malestar por el maltrato que están recibiendo. Sobre todo, al reconocer que el país ha sido construido por la guía de venezolanos formados en esas mismas universidades que ahora son agraviadas sin compasión ni medida.

Con la excusa de dificultades financieras que tienen ahogada la administración pública, el régimen busca justificarse para entonces descuadrar la economía universitaria y avanzar hacia su intervención, cosa que ya comenzó a ensayarse mediante abruptos dictámenes a instancia de un enajenado Poder Judicial. La autonomía universitaria no ha valido sino para su estudio  a nivel de investigaciones elaboradas que ocupan libros, revistas y ponencias de todo tenor.

Además, la indiferencia de unos tantos universitarios resignados, hace que muchos venezolanos crean que el problema por el cual lucha un inmenso conglomerado de trabajadores universitarios se vea reducido. O confundido, como cualquier necedad sin comprender que debajo del planteamiento de legítimos y verdaderos gremios universitarios, hay necesidades que sólo se acoplan con un desarrollo nacional hoy frustrado por culpa de la inanición a la que el régimen tiene sometido al país con el propósito de reducirlo geopolíticamente. Sin duda de que la autonomía está desguarnecida. La única forma de potenciarla, es mediante una universidad combativa, a la altura de la historia que simbolizó sus luchas a manera de honrar sus capacidades, disposición y memoria.

Esto obliga a entender que el problema va más allá de lo salarial. Indiscutiblemente, es político y como tal, debe considerarse. De esta forma, podrá actuarse en consonancia con las realidades y apelando a estrategias conjuntas que provoquen el mayor número de dudas en personeros del gobierno central para así restarles posibilidades de imponer más despropósitos que sólo están llevando a desgastar la Universidad a punta de mordaza.

“A PIQUE”

La decepción que muchos venezolanos viven, es inmensa. Quienes una vez votaron por el actual gobierno, se han desencantado de la opresión dominante. El conflicto universitario ha agravado más dicho problema. Una estudiante escribe por las redes sociales para “hacer un llamado a luchar por nuestra casa de estudio, nuestra querida e ilustre Universidad de Los Andes”.

Manifiesta ver como cada día aumenta el desanimo y la desesperanza de muchos por lo que he decidió “dejar de ser parte de ese montón y comenzar a ser parte de un cambio, de ser alguien que quiere luchar por algo mejor”. Por tanto afirma que no puede permitirse que la ULA se caiga a pedazos, a pesar de que los problemas que la afectan son múltiples. Queda entonces “defender el país y sus instituciones”.

Esta estudiante anónima plantea 1 día del tiempo de todos. “Pido que imaginen que es una prueba que van a presentar, que pasaran asistencia, que es obligatoria”. Su propuesta es una movilización que, sin generar polémicas, impacte por llevar un cartel, pancarta, hoja, etc. que hable de problemas que aquejan a la ULA. Pero que el mundo se entere que “necesitamos y exigimos educación de calidad para un desarrollo pleno y normal”. De lo contrario, el país se irá “a pique”.

“A menudo resulta inevitable pensar que vivir apegado a una ideología carente de fundamento, resulta tan abyecto como inmolarse sin precisa razón. Es el mismo comportamiento de quien  decide reducirse a vivir muriendo”

Antonio José Monagas
antoniomonagas@gmail.com
@ajmonagas

EL ENVÍO A NUESTROS CORREOS AUTORIZA PUBLICACIÓN, SIN COMUNISMO UN MUNDO MEJOR ES POSIBLE, ESTO NO PUEDE CONTINUAR, TERCERA VIA, DESCENTRALIZAR, DESPOLARIZAR, RECONCILIAR, DEMOCRACIA PARLAMENTARIA, LIBERTARIO ACTUALIDAD NACIONAL, VENEZUELA, NOTICIAS, ENCUESTAS, ACTUALIDAD INTERNACIONAL,

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Comentario: Firmar con su correo electrónico debajo del texto de su comentario para mantener contacto con usted. Los anónimos no serán aceptados. Serán borrados los comentarios que escondan publicidad spam. Los comentarios que no firmen autoría serán borrados.